¿Son conscientes los ayuntamientos de su realidad electrónica?

Vaya por delante que eCivis no nace con vocación de denuncia,  al menos no de denuncia gratuita. Su vocación es de servicio, por la participación y la transparencia de los servicios públicos. Algo que, con la que está cayendo últimamente, creemos que es un ejercicio más que necesario.

En nuestra periplo por los ayuntamientos, nos hemos encontrado con que en muchas ocasiones, queremos hacer uso de los servicios públicos electrónicos y estos, por cualquier circunstancia, no funcionan. Pero luego tampoco tenemos respuesta “al otro lado”, al menos no inmediata. Un servicio electrónico necesita un servicio de atención inmediato, porque de otro modo se va a perder la fidelidad de la ciudadanía hacia esta modalidad de servicio.

Nos remitimos a un caso concreto, vivido en el mismo ámbito de nuestra asociación: érase una vez un ciudadano que pretendía utilizar la administración electrónica y está no le funcionaba. El intento se hizo en varios días y en franjas horarias distintas Al final, decide mandar un correo electrónico al buzón de sugerencias de este organismo.

La respuesta a ese correo tardó casi un mes en recibirse, y ésta no tenía desperdicio ya que venía a decir que el problema está en el navegador utilizado porque esa sede electrónica sólo funcionaba con un tipo concreto de navegador.

No pretendemos pecar de puristas sobre el navegador a utilizar, por mucho que la ley hable de independencia tecnológica, pero un mes para esta respuesta dice a las claras la falta de confianza y atención de la administración en el canal electrónico.

Nuestras administraciones públicas se han gastado cantidades ingentes de dinero en poner en marcha la administración electrónica, pero al final qué uso se hace de ésta, se está apostando de verdad o sólo de escaparate, que implicación tienen los responsables de la administración en este canal.

eCivis pretende, desde la vigilancia activa de la sociedad, potenciar el funcionamiento del mundo digital en nuestras administraciones, y a su vez trasladarlo al resto de la sociedad productiva, con transparencia y participación.

Si nuestras corporaciones locales están convencidas de lo que representa la administración electrónica, por qué no dar a la ciudadanía la oportunidad de expresar su opinión, y contribuir a su buen funcionamiento reportando al ayuntamiento los resultados de las pruebas de esos servicios.