Reforma de la Administración

El Presidente del Gobierno nos ha avanzado el proyecto de reforma de la administración pública, con 217 medidas aprobadas el viernes 21 de junio en Consejo de Ministros.

Como todo, y sin haber entrado en el detalle de todas estas medidas, entendemos que habrá reflexiones razonables, y otras no tanto. Pero nos quedamos con la referencia a la necesidad de una implantación real de la administración electrónica, como sugerencia más frecuente de las formuladas a la Presidencia por parte de la ciudadanía.

La pregunta del millón, que nos hacemos muchos, es si nuestras administraciones (AGE, CCAA, Ayuntamientos) estarán algún día preparadas para ofrecer a la sociedad una administración electrónica REAL. Porque ejemplos de que esto aún no es así, tenemos a puñados. Y así se resaltó igualmente en la jornada “Reflexiones sobre administración electrónica” organizada en el mes de mayo por el Grupo de Derecho y Nuevas Tecnologías del Ilustre Colegio de Abogados de Bizkaia, donde uno de los ponentes dijo claramente que “la administración será electrónica, o no habrá administración”.

Todos por tanto, administración y administrados/as, somos conscientes de la urgencia y necesidad de este nuevo modelo de hacer administración, tanto por razones productivas como de crecimiento y desarrollo. La cuestión es cómo sortear la coyuntura difusa de este momento, para poder arbitrar estrategias creativas que permitan difundir y comunicar lo que ya hay (que es mucho), para que se use y se haga bien.

En este punto, no resultaría descabellado pensar en agrupaciones como eCivis u otras similares que ya corretean por la piel de toro, para desarrollar acciones de difusión y sensibilización, tal vez menos pomposas, pero a buen seguro igual de eficaces para este fin de conseguir que la administración electrónica sea una realidad en nuestra sociedad, y no sólo en el mundo de los ceros y los unos.