Jornada de Reflexiones de la E-administración

La última semana de mayo se celebró la jornada anual, y ya van 6, sobre la administración electrónica en el Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia. Como suele ser habitual en estas jornadas, las ponencias fueron dadas por personas relevantes de la administración en estas materias. Cabría destacar la alta sensibilización de las personas asistentes por la utilidad o uso de la administración electrónica en la ciudadanía (más del 80% de las preguntas tuvieron este timbre social).

De los muchos e interesantes temas planteados en esta ocasión, nos gustaría destacar los siguientes:

  • A la luz tanto de las preguntas formuladas como de los comentarios de algunas y algunos de los ponentes, queda aún camino por recorrer para que la inversión realizada en favor de la implementación de la administración electrónica tenga su reflejo en la sociedad, y sea utilizada con intensidad. Así se desprende de las reflexiones de D. Manuel Gimeno, Director de la fundación Orange en su informe anual sobre el desarrollo de la sociedad de la información en España (http://fundacionorange.es/fundacionorange/analisis/eespana/e_espana12.html). Sin embargo, la coyuntura actual dificulta la adopción de medidas decididas desde las Administraciones en pos de la comunicación, sensibilización y apoyo a la ciudadanía para favorecer el uso de los servicios públicos electrónicos puestos a su disposición.
  •  Finalmente, observamos que parece que se articulan fórmulas alternativas de identificación y firma electrónica de la ciudadanía, con respecto a la firma electrónica avanzada. De esta forma, ciudadanos y ciudadanas no tienen que manejarse con la técnica de los certificados electrónicos, lectores de tarjetas, etc … Sin embargo, nos preguntamos si lo que se gana en facilidad, no se va a perder en seguridad, porque el alejamiento de la firma reconocida o firma 3.3, según la Ley 59/2003 de Firma Electrónica, que es la única firma con el mismo valor que la firma manuscrita, no es nada bueno para afianzar en el tejido social las nuevas figuras de identificación electrónica. No estaría de más valorar otras fórmulas alternativas, que fueran capaces de aunar seguridad con simplicidad.

Sin más, agradecer al Grupo de Derecho y Nuevas Tecnologías del Ilustre Colegio de Abogados del Señorío de Vizcaya por una jornada que, tanto en sus ponencias como en las preguntas/debates, continúa creciendo en su profundidad.