El modelo finlandés: de nuevo, la educación

Estos días hemos visto circular por las redes sociales la noticia de cómo Finlandia estaba pensando en relegar a un segundo plano la enseñanza de la caligrafía, a favor de otros aprendizajes más acordes con los tiempos, y más relacionados con las nuevas tecnologías.

marko-193979_1280

No es objeto de este post entrar a valorar la oportunidad o conveniencia de esta decisión desde el punto de vista académico, la verdad es que pese a que aquí seguimos con la caligrafía, los resultados tampoco es que sean para echar cohetes…

Lo que me llama la atención de esta noticia es la capacidad de dar carpetazo a algo llamémosle tradicional en los modelos educativos, sin que duelan las prendas. Es más, son capaces de venderlo como algo innovador, como algo a imitar.

Sin embargo, aquí, en el país de la piel de toro, y más cerquita, en el de la boina, nos cuesta horrores hacer entender las bondades de formatos educativos más heterodoxos, si se me permite la expresión, más enfocados a instruir y a formar personas. Que sí, que la teoría dice que se hace, pero los resultados no son los que son…

Viene a ser algo como lo de cambiar la Constitución, que es mentarlo y nos entran los tembleques cuando se menta a Voldemort en Harry Potter…

Resistencia al cambio le llaman en el argot de estrategia empresarial.