CRÓNICA DE LA MESA REDONDA EUROPEANDO III

El pasado 23 de octubre organizamos la tercera edición de Europeando en el Aula de Cultura de Algorta en Getxo. Este año, también sin apoyo económico, pero con colaboraciones externas que han reforzado nuestra confianza en el proyecto que arrancamos hace ya 7 años con eCivis.

Europeando es una cita anual con Europa desde lo local, con el objetivo de acercar el proceso de construcción europea a la ciudadanía a través de espacios de debate colectivo. Es un proyecto abierto, que a priori contempla acciones complementarias, que buscan dirigirse al público joven de una manera específica, pero que no se cierra a que durante su ejecución, se incorporen otras actividades vinculadas con Europa y que tengan cabida en su filosofía.

En la mesa redonda de este año contamos con perfiles muy potentes que a partir del título general “Qué Europa Queremos”, hablaron sobre Europa y las ciudades, la Europa feminista, la Europa social, y de Europa frente al cambio climático.

Queríamos plantear el debate sobre la Europa que queremos, en torno a estas cuatro cuestiones marco que, aparentemente inconexas, resultaron profundamente imbricadas. Y es que la mesa de debate fue una reflexión sobre la corresponsabilidad y las vías necesarias de participación y compromiso que la ciudadanía puede y debe ejercer, también ante las instancias europeas, para hacer frente a los retos que tiene Europa en este momento si es que quiere ser coherente con su acta fundacional. Cosa que entre nosotros, está completamente en entredicho, lamentablemente.

Comenzó el debate de la mano de Ann Westman, representante de la Comisión Europea (representación en Madrid), que dio unas pinceladas sobre el modelo de Europa Social diseñado con el Pilar Europeo de Derechos Sociales. Unas pinceladas que dejaron en el público un sabor agridulce por las escasas posibilidades de imposición y de exigencia de su cumplimiento por parte de las instituciones europeas y hacia los Estados, lo que lo convierte prácticamente en papel mojado. Se demanda de manera imperiosa la articulación de fórmulas para hacer cumplir la legislación europea, como ocurre en otros ámbitos, combinado con el buen hacer del Tribunal Superior de Justicia de la UE, y la acción ciudadana que, tomando como base lo establecido por el Pilar, debería plantear las cuestiones necesarias para poner contra las cuerdas el contenido del Pilar.

A continuación, tomó la palabra Neus Pociello, impulsora de la plataforma Feminist Europe y Directora de la Fundació Aroa. Neus es una persona comprometida desde una acción ciudadana de participación y activismo en poner en valor los derechos de las mujeres en el proceso de construcción europea, como una reclamación en pura consonancia con los fundamentos de la Unión Europea. Unos datos escalofriantes pusieron de manifiesto el trabajo que aún queda por hacer, en el marco mismo de la Unión Europea, y la necesidad de la ciudadanía de salir de nuestra zona de confort, para tomar conciencia de la realidad en la que nos encontramos, muchas veces más tremenda que los propios números en sí.

Roberto San Salvador, Director de la Cátedra Deusto Cities Lab de la Universidad de Deusto, nos habló del poder transformador de las ciudades, y del indiscutible lugar que ocupan en el proceso de integración europea, ganado día a día a través de pequeños logros. Sin lugar a dudas, la ciudad es en la actualidad el laboratorio de trabajo indiscutible para poder hacer realidad las políticas europeas desde una perspectiva posibilista y práctica, implicando a las ciudadanía y conectando a ésta con el poder público local para su consecución.

Y cerró el encuentro Ruth Pérez Lázaro, en sustitución de Aitor Urresti, para hablar del cambio climático desde una perspectiva completamente diferente a la habitual. Y es que Ruth hizo que dejáramos de mirarnos al ombligo a través de estadísticas y datos, para conseguir poner el foco en la otra cara, menos utópica, de los efectos perversos de la lucha contra el cambio climático o como los grandes oligopolios están pervirtiendo la bondad de este objetivo en aras de su beneficio económico. Ruth nos abrió los ojos al relatar experiencias de violaciones de derechos humanos en América Latina y África contra las comunidades indígenas, por parte de las grandes empresas (algunas españolas, no lo olvidemos), para instalar sus grandes conglomerados de renovables e industrias sostenibles. Sostenibilidad para el primer mundo, a costa de todo lo demás, incluso de las personas. De todas las personas de este planeta. Ruth también nos hizo vez, como el resto de ponentes, la necesidad del activísimo ciudadano, implicando a la clase política, para seguir impulsando una acción transformadora que genere una mirada diferente de las y los políticos, para provocar cambios y acciones concretas que reviertan la situación.

Desde eCivis queremos agradecer a todas las personas que han intervenido en la mesa redonda. Como nos suele pasar, el tiempo se nos fue de las manos y quedaron muchas cosas que seguir comentando. Y es que, como nos dijeron varias de las personas asistentes al término del evento, cada intervención en sí misma merecía un debate propio. Nos lo apuntamos, incluida la evolución hacia un cambio de formato más dinámico y participativo.

Nos hubiera gustado que la asistencia fuera más numerosa, es una lástima que las reflexiones que surgieron esa tarde no tuvieran más eco en la ciudadanía de Getxo. Pero seguiremos trabajando por traer al municipio experiencias y reflexiones que contribuyan a nuestro empoderamiento.