¿Otra economía es posible?

A la vista de los resultados más inmediatos, parece que el Estado de Bienestar es incompatible con un sistema de producción eficiente. Si por Estado de Bienestar significamos el reconocimiento de un conjunto de derechos sociales y económicos fundamentales para poder construir una sociedad comprometida y de calidad, casi podríamos decir que el respeto de los mismos (derecho a un empleo digno, vivienda,…) queda en entredicho con el sistema económico actual.

Y es que por mucho que nos quieran vender con esto de la responsabilidad social aplicado al contexto económico, la quiebra la encontramos en un mercado (laboral, productivo, financiero), donde lo que prima es la acumulación de beneficios económicos sobre el beneficio social, sobre el impacto escalable en nuestro entorno, en nuestra comunidad más cercana. El beneficio global se contabiliza en términos económicos, contantes y sonantes, mientras que aspectos a medio plazo fundamentales para esa sostenibilidad del modelo, tales como la cobertura de necesidades vitales para todas las personas, la conciliación con la vida personal o la racionalización de los horarios de trabajo, quedan en un segundo plano.

solidarity-649713_1280

La economía social… ¿es la alternativa?

En esta situación quebradiza y crítica, donde nos movemos por inercia, pero con malos vientos para el futuro, es donde emerge la economía social y solidaria, un nuevo giro a esto de ganarse las lentejas pero sin dejar sin ellas al resto del respetable. Un nuevo modelo sostenible, posible, que supone repensar las relaciones económicas desde unos parámetros completamente diferentes, donde la prioridad no está tanto en lo contante y lo sonante, sino en aquello silencioso pero tan necesario como es la satisfacción vital de las personas.

Es la economía por la que estamos apostando desde eCivis. Porque pensamos que puede ser una alternativa para muchas familias y personas que en este momento están en un fondo complicado. Ahí queremos estar. Donde se persigue construir relaciones de producción y distribución basadas en la justicia, la cooperación, la reciprocidad y la ayuda mutua.

El verdadero cambio social debería venir de la mano de la promoción de alternativas económicas, basadas en patrones diferentes. Y no lo decimos desde eCivis. Algunos economistas ya han adelantado estas ideas, y para nada resultan utópicas. El ganar-ganar debe reinterpretarse, porque no todo es igual.

Con las piedras del camino construyo mi castillo

Cuando las cosas no salen como una se espera, siempre te encuentras con gente a tu alrededor que muestra sorpresa cuando les dices que vas a seguir intentándolo.

Hay en este país, como ya nos vienen diciendo últimamente, poca cultura del fracaso. Llevamos tanto tiempo con el sambenito de los tontos de Europa, que nos llevará tiempo quitarnos ese complejo de encima, y por tanto, ante cualquier fracaso lo que suena normal es tirar la toalla, y a otra cosa mariposa.

No voy a negar que hay veces que no queda otro remedio, tampoco es cuestión de tener más moral que el Alcoyano y darte contra la pared con espíritu masoquista. Pero en ocasiones, eres consciente de que tu proyecto es necesario, que vale, y que no sale por circunstancias puntuales, de índole política, económica… Y hay que seguir peleando.

cairn-694513_1280

Una piedra en el camino no es siempre un muro inexpugnable. Hay que recogerla y pulir sus imperfecciones. Para utilizarla en la construcción de nuestro castillo, de nuestro proyecto.

Saber decir “no”, “no sé”, “no puedo”…

Últimamente nos estamos encontrando con perfiles de personas que, en una primera toma de contacto, parecen profesionales, que asumen un compromiso contigo y da la sensación de que la acción a realizar va a tirar para adelante, pero luego al final comienzan a darte largas, y te encuentras de buenas a primeras con la soga al cuello y buscando una solución in extremis a algo que para ti y tu proyecto es importante.

cry-62326_1280

A mí esto me suena como un defecto de inteligencia emocional, a un problema en la gestión de nuestras emociones. Porque si no puedes, no quieres, no te ves capaz de llevar algo a cabo, pues mejor que lo digas desde el principio y no marear la perdiz, ¿no?.

Esto ocurre en la vida personal, pero también en la profesional, y cuando estás abordando proyectos de emprendimiento es bastante habitual. La gente te escucha con interés, da la sensación que te entienden, pero luego…

EVITAR MALENTENDIDOS

Tal vez el uso de las redes sociales y el entorno 2.0 nos ha llevado a prolongar la lectura en diagonal también a la comunicación presencial, y esto no es bueno. Porque al final se producen malentendidos que no dejan buen sabor de boca, y cortan de raíz el germen de futuras colaboraciones profesionales.

eyes-681611_1280

Así que a trabajar estas habilidades, si queremos movernos con soltura en las relaciones personales y profesionales.

Justicia, caridad, economía… Grecia

Mañana nublosa de julio, de esas que tenemos, más a menudo de lo que nos gustaría por aquí, por el Norte, ganas de leer algo distinto, así como una de esas novelas negras que te desconectan del mundo y te sitúan en el crimen. Por ella voy a la biblioteca. Conversación entablada con la bibliotecaria, en plan totalmente coloquial. ¿Qué cómo terminasteis con aquel proyecto sobre Europa?. ¿Ese de la exposición y el debate con europarlamentarias europeas?, ¿Se refería a nuestro proyecto ya ejecutado: “30 años de Getxo en la Unión Europea”, Yo, con la cabeza puesta en la “novela negra” sobre la situación de Grecia, foto de unos comedores sociales de una orden religiosa que sale en la prensa de hoy, en el revoloteo de mi mente entre conceptos de justicia, caridad y economía. Economía, por supuesto, con el significado de dinero. En definitiva, de la ciudadanía griega necesitada, con grandes carencias. Y pienso, “el proyecto salió medianamente bien, dadas las circunstancias, pero con la que está cayendo con Grecia, queda todo bastante en entredicho…

coins-361488_1280

Estaba casi segura que el salto de caridad a justicia ya se había dado. Con los acontecimientos de Grecia lo pongo en duda. Caridad, en mi humilde modo de entender, sigue teniendo connotación religiosa y parte de la voluntad de dar por parte de una persona u organización. Aunque ese fue el origen de Caritas, hay que reconocer que ha evolucionado hacia el concepto de Justicia. Bien, me gusta, me identifico con esa evolución. Justicia es un derecho humano. Por tanto, se debe y se puede reivindicar. ¿Con Grecia que se ha hecho?. Caridad o Justicia?… Qué difícil es definirlo cuando entra en juego el tercer concepto “Economía”: prestamos financieros, dinero, rescate… ¿Revancha?

En estos momentos el Parlamento griego ha sometido a votación las medidas draconianas que le impone la Unión Europea para conceder al país el tercer rescate que ya han solicitado. ¿Es justo empobrecer más a la población de lo que se encuentra?. ¿ha sido caridad lo que ha hecho la troika concediendo otro rescate al pueblo griego, a costa de los otros países de la zona euro?. Si pones en el mismo puchero caridad, justicia y dinero el resultado es austeridad: incomible.

Es claro que el proceso de construcción europea ha quedado tocado. Que ya no es de la ciudadanía. En roman paladino… se les ha visto el plumero… “Nadie conoce”de Mari Jungstedt es el libro en préstamo de la biblioteca. Nadie conoce el futuro de Grecia. Alternaré la lectura de ambas novelas. Espero que en ambas se esclarezca el asesinato y se haga justicia. JUSTICIA, QUE PALABRA TAN GRANDE… Y TAN DIFÍCIL DE ENTENDER….

La idea de Europa, al abismo

En el siglo pasado, algunas personas pensaron que Europa tenía que ser algo más que una Europa de Mercaderes. Que esa cultura, esa diversidad, esa grandeza humana y de pensamiento gestada durante siglos que la había encumbrado, tenían que prevalecer frente a los sinos políticos y los intereses económicos.

En el siglo pasado, unas cuantas personas gestaron el proceso de construcción europea. Y ahí nos embarcamos todos, seducidos por los cantos de sirena de palabras sobre el papel, ese que todo lo aguanta, que nos hablaba de ciudadanía, de derechos, de libertades, de personas.

Ahora, ya en pleno siglo XXI, Grecia, como hace cientos y cientos de años, nos da una nueva lección, y nos pone frente a la realidad, a la cruda realidad.La realidad de esa Europa, sí, la de los mercaderes, la del capitalismo descarnado, la de una política que ya no es de la polis, sino de los Bancos y los especuladores.El referendum griego y su resultado nos ha abierto los ojos. En este momento de intensos debates, cuando ninguna opción parece buena del todo, cuando los pasos que se dan son confusos, lo que sí queda claro es que el proyecto europeo ha decepcionado.Y resulta triste admitir que mientras son muchos los agentes sociales que trabajan codo con codo día a día en diferentes proyectos de diversa índole, poniendo en común conocimiento y experiencia para construir una Europa mejor, resulta triste, digo, admitir que el continente, nunca mejor dicho, ha fracasado.

signs-416440_1280

El proyecto de construcción europea es ya como un plato de Ferrán Adriá, porque está deconstruido, está deslavazado. Ha perdido su legitimidad frente a sus únicos valedores, la ciudadanía.Con las artimañas y las estrategias de unos y de otros, al final, la ciudadanía de toda Europa sigue con estupor un espectáculo lamentable, que pone sobre la mesa la trágica realidad de una Europa de nuevo raptada, por unos depredadores que no ven con perspectiva de futuro.Y no pinta bien la cosa para ellos tampoco. Porque renunciar a los orígenes del proyecto europeo es renunciar a su esencia y por extensión al todo que ello supone. Representa el principio del fin de todo un entramado que extiende sus redes a todos y cada uno de nosotros, como ciudadanos y ciudadanas.

La pregunta es si cabe hacer algo desde aquí, desde la ciudadanía. ¿Es posible un proyeco común de Europa? ¿Es posible la construcción de este proyecto desde la ciudadanía, dejando de lado las convulsiones económicas, trabajando por lo que nos interesa, para hacer valer que otra forma de sociedad es posible? En este momento de depresión y decepción profunda, lo siento, estoy bloqueada. Poco se me ocurre. Pero por otro lado me resulta difícil prescindir en mi imaginario de esa idea de la Europa Unida, de esa ilusión que viví con intensidad desde mis años universitarios, y después a nivel profesional. Me niego a aceptar que la idea de esa Europa pueda llegar a fracasar. Y por eso creo que desde la ciudadanía es necesario trabajar aún más intensamente para construir un nuevo proyecto europeo, como ya se está atreviendo en otros ámbitos a nivel local.

Ahora, más que nunca, cabe preguntarse si tiene sentido hablar de una ciudadanía europea. Y, si existe, si es capaz de movilizarse para hacer valer a Europa. ¿Es posible?

Disfruta de lo que haces, es parte del espíritu

Que no te lleven los demonios

boy-185195_1280

El camino no será fácil

Las piedras del camino te harán caer

Tendrás mirones y personas tóxicas que quieran dinamitar tu ilusión

No la pierdas

Aunque el camino no sea fácil

Ilusiónate cada día, cada mañana

Seguro que hay un motivo. Búscalo

Tu proyecto es único

Da igual que sea un proyecto vital

O un proyecto profesional

Es único

Porque Tú eres una persona única

Hazte valer. Aquí y allá

Los problemas no son únicamente obstáculos

Dales la vuelta

Supérate

Y por muy difícil que lo veas… Disfruta de lo que haces

Inténtalo

🙂

Economía y felicidad

Hace unos días tuvo lugar en el Aula del Correo en Bilbao la presentación del libro de Juan Carlos Díaz, “La Economía no da la felicidad pero contribuye a ella”. Presentación con charleta, claro. Él, José Carlos, economista divulgativo , puede ser definido como el Punset de la economía.

coins-361488_1280

Resultó una presentación fresca, dinámica, en perspectiva positiva, que contrastaba ciertamente con el vetusto tufo a rancio del Aula del Correo, necesitado de urgencia de una revisión acorde a los tiempos. Porque la forma es también parte del fondo, y aunque ello no impidió el lleno del aforo, el espacio era realmente un contrasta a la idea de felicidad en la economía. Si bien es cierto que, bien mirado, puede ser toda una metáfora de la realidad: brotes verdes que se nos venden en vísperas de elecciones generales, mientras el gris sigue siendo el tono predominante en el sentir de la mayoría de ciudadanos y ciudadanas.

En todo caso, sumó puntos a la felicidad el espíritu optimista, esperanzador, directo y claro del autor, Juan Carlos. Del libro poco habló. De la economía en general, un poco más. Mostró reiteradamente su gran preocupación sobre Grecia a las puertas de la salida de la Unión europea. Si es así, el caos económico en la zona euro está a la vista, según su opinión. El empleo, el futuro de las pensiones, la innovación, la creatividad, los nuevos nichos de mercado…. Toco tantos y tantos temas , por encima… Bien poco, casi nada sobre el libro que presentaba; posiblemente una estrategia bien planificada de su editorial con la que estaba haciendo “bolos” por todas partes. Si queremos saber cómo “casan” economía y felicidad para este “dicharachero” economista, frecuente tertuliano de las cadenas de televisión, habrá que comprar el libro, siquiera sea por el chute de alegría y de felicidad; algo que nunca origina efectos secundarios negativos por muchas sobredosis que uno se meta.

Sembrar la semilla del compromiso y la participación

Nosotros, como ciudadanos y ciudadanas, pensamos que somos pequeños, que poco podemos aportar a nuestro entorno. En nuestro imaginario nos vemos como esa semilla de mostaza, minúscula en medio de la nada, en medio del marasmo de normativas, burocracias, pasillos.

Pero la semilla de mostaza crece, y da su fruto. Y así la ciudadanía debe entender que su compromiso con el entorno más cercano, con ese entorno local, es el punto de partida para construir un mundo mejor.

dandelion-333643_1280

Se pueden hacer muchas cosas, ahora que esta expresión está tan de moda, con pequeños gestos. Y así, campañas solidarias como las iniciadas por muchas familias (ese poder de las madres y los padres, que ya lo quisieran muchos estrategas y gurús empresariales para dinamizar proyectos…), dan fe de la capacidad de la ciudadanía para mover montañas, cuando se trata de concitar el compromiso de todo en pos de la construcción de espacios de solidaridad, de valores, de participación, de hacer sociedad en definitiva.

Y tú, ¿eres semilla de mostaza?

Esfuerzo y reconocimiento

“La suerte no existe, en la vida todo es esfuerzo”, La suerte es un factor importante”, “Las cosas no se deben hacer por el reconocimiento”, El reconocimiento es muy importante para avanzar”. Al final, la vida está llena de frases contradictorias ¿ Con que frase nos quedamos? ¿ Con las primeras o con sus contrarias?. .

Mi monitor del curso de natación, simpático y con un humor muy fino, entre largo y largo de piscina nos cuenta que su pasión es la música. Triunfar no ha triunfado, pero su gran logro es ensayar con el mismo grupo de amigos desde hace veinte años. Esa es su mayor recompensa, su mayor reconocimiento. En un principio, él y sus colegas se gastaron sus buenos dineros en hacer maquetas; después, se dieron cuenta, que no merecía la pena y decidieron quedarse, solamente, con sus semanales encuentros musicales. Este grupo musical “amateur” no contará con el reconocimiento del sector editorial de la música, pero estoy segura, como grupo cohesionado que son, se dirán más de una vez, unos a otros, “que bien lo has hecho”, “hoy has estado fantástico, “tu sí que vales, …. Al fin y al cabo, eso es apoyo, valoración, reconocimiento.

El entusiasmo, las ganas, el ánimo, en tu vida laboral, familiar y personal se alimentan de la valoración, del apoyar tu cabeza sobre el hombro de otra persona del oír “tu puedes”, ”tu vales”, adelante lo vas a conseguir, … Sin nada de eso, claro que puedes, pero el camino se te hace más difícil, más tortuoso.

woman-446671_1280

Se habla y se debate mucho sobre las características del perfil emprendedor. Una de ellas, fundamental, es el trabajo, el esfuerzo, especialmente en los inicios del negocio, de la constitución de la empresa. El emprender en solitario requiere el doble de esfuerzo porque no se comparte esos momentos bajos de desánimo, de duda ante la viabilidad de la idea empresarial. Estímulos de familiares y amistades en esa etapa te aporta “subidones”; y, ¡ no digamos las alianzas estratégicas empresariales que encuentras por el camino!. Esas, incluso, repercutirán en el crecimiento de nuestro proyecto empresarial. Esfuerzo, apoyo, reconocimiento van muy entrelazados.

Quiero rodearme de muchas personas como mi monitor de natación, que me reconozcan como avanzo y mejoro la técnica haciendo mis largos de piscina, mis capacidades, mis habilidades,… que me dan esos subidones y esas ganas de disfrutar y saborear la vida. Curiosamente, al final, se produce un contagio maravilloso: proyectas lo mismo a las personas de tu entorno. Efecto multiplicador, efecto catarata, ….efecto maravilloso!

De muestra un botón, perdón, una canción. Valora el esfuerzo y el conocimiento musical de Eneko y sus amigos . ¡Ahí va!

Doce Miradas, doce mujeres en aniversario

No son los 7 magníficos. Son las 12 magnificas. Son 12 miradas de mujeres que se encontraron hace 2 años y decidieron vestir y pasear las gafas de la igualdad. No les gustaba la realidad social, no les gustaba los techos de cristal. Con grandes dosis de deseos de contribuir a la transición de la igualdad formal a la real han llegado a este aniversario con un gran “subidón”, abriendo puertas a cielos abiertos. Esos si les gustan, mucho, mucho.

En la conmemoración del aniversario, ayer jueves, 28 de mayo, contaron con alianzas y apoyos múltiples. Las mesas organizadas sobre medios de comunicación, poder y juventud, una buena muestra de ello..

untitled (3)

Isaías La Fuente, periodista de La Ser, por Skype, nos desmitificó la cadena. La teníamos por el medio de comunicación más equilibrado en representación de profesionales de hombres y mujeres. Aparentemente lo es. Pero los cargos de dirección permanecen aún desempeñados mayoritariamente por hombres. El techo de cristal se mantiene, se perpetúa. La parrilla de la radio y la televisión no se corresponde a una igualdad “real”.

Y, ¿los techos de bambús? Más resistentes, más flexibles, más difíciles de agrietar, de abrir brechas. Oihane Agirrregoitia, concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Bilbao, los aborda a diario en el ejercicio de su cargo. Pero, ahí está con entusiasmo y ganas…

El perfil de liderazgo masculino y femenino fue cuestionado por Carolina Pérez, Presidenta de la asociación de empresaria y directivas de Bizkaia y con María Silvestre siempre aprendemos. ¡Qué bien explicó el sistema de cuotas! No es una medida discriminatoria. Es una medida de acción positiva. No es una herramienta de apoyo para mujeres discapacitadas, por ejemplo. Es para compensar y equilibrar la sociedad, el sistema patriarcal origen de la gran desigualdad existente de hombres y mujeres. Nos recordó que ojo con las mujeres que se desvalorizan por llegar a puestos de poder por la cuota. El valor es intrínseco. ¡Que no lo olviden!.

El cierre del encuentro con un photocall y un ambiente distendido nos ha dejado cuerpo para repetir, al favorecerse un interesante networking, tejiendo redes con personas conocidas y otras no tanto que empiezan a serlo desde ya. Un puntillo de regusto para repetir el año que viene, y el siguiente, y el otro…

Zorionak.