Alcance de la firma electrónica reconocida

La firma electrónica reconocida, o firma 3.3, sobre un documento electrónico es igualmente válida, incluso con un plus superior, que la tradicional e impertérrita firma manuscrita.

Así quedo contrastado en el debate arrancado por miembros de eCivis en el Grupo de ENATIC -“Asociación de Expertos Nacionales de la Abogacía TIC” en Linkedin, el pasado mes de mayo.

En este debate no solo hubo un importante número de intervenciones, sino que su profundidad y las referencias al mundo real no dejaron indiferentes a nadie. Recomendando su lectura, nos gustaría resaltar lo siguiente:

  •  Alrededor de la Administración Electrónica han aparecido varias figuras, algunas de las cuales resultan totalmente válidas para las relaciones civiles, es decir, sin administración pública de por medio. Su uso debe realizarse desde el sentido común, ya que si bien es cierto que sigue generando cierto rubor el pulsar el botón sin saber a dónde va nuestra conformidad a tal o cual cosa, “no por tener muchas cosas hay que usar/exigir muchas otras”. Con ello se quería apuntar el hecho de que, en ocasiones, en el mundo electrónico se exigen añadidos a la firma que más que aclarar, lo que hacen es generar más confusión y, a la sazón, más temor y distanciamiento del usuario hacia esas soluciones.
  •  Una firma electrónica sobre un documento no es otra cosa que eso: una firma en éste. Por tanto, ese documento electrónico, junto a la firma/s electrónica/s asociadas a él, tendrán el valor y la eficacia jurídica que corresponda a su respectiva naturaleza, y de conformidad con la legislación que les resulte aplicable.

Es decir, igual que si ese documento hubiese sido firmado de forma manuscrita.

  •  Los certificados electrónicos de persona jurídica quedan en una parcela con muchas preguntas aún por resolver. Pero en este caso pensamos que la solución que se adopte debe ir ligada a la observación y comprensión de cómo actúa la persona física en representación de una entidad.

En suma, un interesantísimo debate cuya lectura os recomendamos. Agradecer a todas las personas que participaron en el mismo, por las reflexiones aportadas.