¿Qué son las comunidades energéticas?

El debate energético está sobre la mesa: subida de la tarifa eléctrica, crisis en el Reino Unido, negociaciones sobre la distribución de gas… En medio, la ciudadanía, expectante, preguntándose cómo estamos aquí. Y transversal, como últimamente pasa con casi todo, la cuestión climática.

Estos tres ejes nos llevaron hace unos días a charlar con la gente de Goiener, buscando maneras de tejer redes que nos permitieran explicar a la ciudadanía qué es todo esto que está pasando y, sobre todo, qué está en nuestras manos, qué podemos hacer, para contribuir de alguna manera a que esta situación resulte menos gravosa y a la larga, coadyuvar a la sostenibilidad de nuestro entorno.

Con Goiener aprendimos algo que hasta entonces desconocíamos, y que es la figura de las comunidades energéticas locales. La Unión Europea las define como entidades jurídicas alrededor de las cuales se agrupan personas, pequeñas empresas, asociaciones y entidades públicas locales para desarrollar, juntas, actividades basadas en la promoción de energías renovables (electricidad, calor y frío), eficiencia energética, movilidad sostenible, etc; todo ello orientado a buscar beneficios sociales, ambientales y económicos en su entorno.

La normativa europea todavía no está traspuesta al ordenamiento jurídico español, y eso pone algunas dificultades en su desarrollo íntegro, aunque se trata de una iniciativa que poco a poco va cogiendo presencia en nuestro entorno. Así por ejemplo, en Gipuzkoa son varios los proyectos desarrollados de la mano y/o con el apoyo y asesoramiento de Goiener; aunque son muchas otras las entidades que están llevando a cabo iniciativas de estas características. Y habrá que prestar atención al impacto que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia pueda tener en el impulso de estas comunidades.

Te preguntarás que elementos diferenciadores tienen estas comunidades frente a tener la energía como la hemos tenido siempre. Te lo contamos:

  1. Tiene una dimensión comunitaria. Ya no es solamente que tú tengas energía para la lavadora, para la tele… para tu vida cotidiana. Va más allá, ya que se trata de proporcionar beneficios económicos, sociales y ambientales a todas las personas que forman parte de la comunidad, pero sin finalidad lucrativa.
  2. Es participativa. Se forma una cooperativa abierta a todas las personas como usuarios finales de sus servicios y  dispuestas a aceptar las responsabilidades como cooperativistas.
  3. Cambiamos el modelo. Más sostenible, más respetuoso con nuestro entorno porque buscamos utilizar energía 100% limpia, y además porque nos convertimos en gestores de nuestra propia energía, poniendo a las personas en primer lugar, por encima de intereses especulativos o financieros.
  4. Nos alineamos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS):

En eCivis queremos contribuir a este propósito en colaboración con Goiener, para acercar esta experiencia a la ciudadanía y dar a conocer lo que implica. Síguenos en redes sociales para tener toda la información de nuestras próximas actividades.