Ciudadanía activa en marcha: crónica del último encuentro

El pasado miércoles 3 de julio celebramos un nuevo encuentro de nuestra asociación bajo el formato de comida coloquio. En esta ocasión, con la intervención de las personas responsables de Pausoz Pauso, una interesante y necesaria iniciativa ciudadana que aspira a tejer una red de voluntariado para apoyar a las personas con enfermedades oncohematológicas y a sus familias y cuidadores/as.

En su momento ya resultó aleccionador el mero hecho de conocer el proyecto, que alcanza a un escenario vital en el que todas las personas, de una u otra forma, en uno u otro momento, nos encontraremos. Y resultó vitalista, por paradójico que parezca, el conocer a sus impulsoras, por la historia que tienen en la mochila y, pese a todo, animarse a meterse en semejante tinglado, que muy pocas personas en otras circunstancias se atreverían siquiera a plantearse.

Esta iniciativa nos habla de superación, de empatía, de solidaridad, pero también de participación, co-creación vecinal y ciudadana y de salir de la zona de confort. Porque más allá de la compasión y la autocompasión, todavía queda gente por el mundo que se lo pone por montera y decide desplegar humanidad en el más amplio sentido de la palabra, poniéndose al servicio de causas necesarias y nunca suficientemente divulgadas.

En la comida participamos alrededor de 12 personas, de diferentes ámbitos y procedencias. Y aunque como nos suele pasar, no nos dio tiempo a profundizar en el debate (tantas son las cosas que queremos decir), sí identificamos palabras, sensaciones, percepciones… que, como organización, nos reafirman en la visión y misión de nuestro proyecto. Pese a las dificultades. Ahí van algunas:

  • La ciudadanía quiere colaborar. Esto tiene que quedar muy claro. Y partiendo de esta buenísima noticia, lo que hace falta es poner los medios: difusión, divulgación, información… Son herramientas necesarias para ponerlo fácil.
  • La administración a veces no es tan desastrosa. Y aunque todas tenemos anécdotas para no dormir, la gente de Pausoz nos hizo ver cómo tanto las y los profesionales sanitarios, como la propia estructura administrativa, se está volcando con la iniciativa, facilitando las cosas. Que es lo que debería ser. Un debate aparte, ya conocido, es hasta qué punto los servicios públicos se cuelgan demasiado de las entidades no lucrativas, que muchas veces suplen sus funciones con bajo coste… Pero es objeto de otro debate. De momento, nos quedamos con la buena noticia: colaboración, simplificación, cooperación.
  • Encuentros así son necesarios, para conocer el tejido asociativo de nuestro entorno y buscar sinergias y fórmulas de colaboración.

Suponemos que en el café de puertas abiertas que tenemos esta semana, seguiremos hablando de este tema. Porque como ya podéis imaginar, después de los cafés, en el repaso de las mejores jugadas, salieron temas, ideas, sugerencias… Seguiremos trabajando entonces, por empoderar a la ciudadanía desde el conocimiento, para que estas iniciativas no queden en el desconocimiento.

Eskerrik asko etortzeagatik.