Vence y convence con un elevator pitch

Elevator pitch es el discurso del ascensor, en nuestra versión castellana. Su origen se remonta a una escena de la película Working Girl (Armas de Mujer). ¿ La recordáis? En ella la protagonista, papel interpretado por Melanie Griffith, aprovecha la oportunidad que tiene al coincidir en el ascensor con un importante magnate para convencerlo sobre su idea en el escaso tiempo mientras el ascensor sube. La idea había sido robada por su jefa. Así, en un acto reivindicativo y con gran brevedad le expone la idea, capta el interés, e idea en acción, en marcha.

COMUNICAR CON CLARIDAD

Esta estrategia se puede considerar una herramienta de comunicación en sí misma. El comunicar con claridad, con brevedad el mensaje, que la persona receptora lo entienda y empatice con lo que se ha trasmitido es toda una habilidad personal. Un argumento claro y conciso condimentado con una pizca de pasión sirve tanto “para un roto que para un descosido”: para la búsqueda de financiación de tu proyecto empresarial, para realizar un discurso convincente, para crear interés en materias determinadas, para aumentar audiencia…

group-239251_1280

HAZ ATRACTIVO TU DISCURSO

La participación democrática ciudadana parte de un compromiso personal, pero los movimientos, las plataformas ciudadanas, surgen de la capacidad de algunas personas en su impulso, en su activación. El liderazgo se compone de muchos “elevator pitch”. De muchos pequeños discursos atractivos, sugerentes, con pequeños y grandes impactos en lo emocional de las y los ciudadanos. Son revulsivos, te agitan la conciencia social, se transforman en acicates, te movilizan. Te sitúan en el punto de arranque de tu activismo social. Y, para continuar y no decaer por el camino necesitas, también, elevator pitch de forma continuada. Unas veces empatizas inmediatamente con los discursos de otras personas, te solidarizas y los interioralizas.. Otras, te trabajas y elaboras a nivel interno el argumento y posteriormente lanzas tu mensaje, tu elevator pitch. Y sorprendentemente, convences, se solidarizan contigo, apuestan por el mismo objetivo e incluso te apoyan con financiación para conseguirlo. ¡Eureka!. ¡Tu elevator pitch ha alcanzado el éxito!

cropped-children-479692_1280.jpg