Entradas

Valores

Llevamos unos días intensos. Unos días de debates encendidos, a diversos niveles. Unos sinceros, buscando soluciones. Otros demagógicos, electoralistas, alimentando slogans y panfletos.

Han sido los días en los que las personas que vivimos en esta sociedad nos hemos enfrentado a nuestros demonios, cuando haciendo adalid de nuestro gen justiciero, hemos inundado las redes sociales, y las analógicas también, de soluciones, ideas geniales, críticas, insultos, amenazas, odios y venganzas salidos de las entrañas más profundas.

Genes que sacan lo peor de las personas, desde la excusa del hartazgo, de la sensación de impunidad. Esa misma que llevamos padeciendo en muchos otros órdenes, desde hace ya demasiado tiempo.

Y cuando ya nos estábamos hundiendo en ese lodazal sin fondo que representa el afán de venganza a partir del amarillismo y la desinformación (o hiper… a veces), ha tenido que ser ella, una mujer, una madre, la que nos ha tapado la boca y nos ha sumido en sentimientos encontrados de arrepentimiento y admiración. Nos ha parado los pies (por lo menos a algunas, que de todo hay), y nos ha hecho reflexionar.

Nos ha hecho reflexionar en los valores. Esos que no sabíamos por dónde andaban. Durante varios días, a pesar de estos instantes oscuros, de perplejidad e indignación, hemos visto cómo esos valores se vuelven a hilar, y empiezan a capturar nuestras conciencias. Esa madre, las mujeres en la marea del 8 de marzo, las personas mayores en su protesta ya intergeneracional…

Los valores empiezan a calar. Y lo observo ya en mi entorno más cercano, cuando la gente se pregunta en la calle si estuvo allí, y se sonríen y asienten. Y dicen que fue increíble, pacífico, cívico… participativo. Y se suman cada día más. Y es entonces cuando a pesar de las brujas y los canallas que todavía andan en circulación, recupero la confianza en esta sociedad nuestra, que tanto tiene que ofrecer en esta marea imparable que no deja de crecer.

La tecnología también es para tí

Septiembre viene repleto de actividades. Si hace unos días os informábamos del proyecto Europeando, ahora os queremos contar lo que estamos haciendo en nuestro propósito de empoderar a la ciudadanía de Getxo.

En septiembre hablaremos de tecnología de la mano de Ikasroom, con el objetivo de promover la autonomía personal en el buen uso de las tecnologías por parte de la ciudadanía, tomando conciencia de las posibilidades que ofrecen en diferentes ámbitos de nuestra vida cotidiana (salud, movilidad, participación, cultura, ocio…).

Proponemos para ello una dinámica lúdica y participativa basada en encuentros informales en ciertos espacios hosteleros de Getxo (Pipers y Glass), donde con el simple uso del smartphone personal, se desarrollen unas sesiones de aprendizaje y debate, de 1,5 hora de duración, sobre las nuevas app en estos ámbitos, oportunidades y proyecciones de futuro. Os iremos informando debidamente de las fechas, aunque ya os adelantamos que será una por mes, entre septiembre y diciembre, y tendrán el contenido que te mostramos a continuación.

¡¡Seguid atentxs a nuestra web y nuestros perfiles sociales para saber fecha y hora!! ¡¡Os esperamos!!

A1. Taller 1. Autonomía. Gestiones cotidianas online Internet ofrece hoy un amplio abanico de opciones para hacer nuestra vida más fácil. Informaremos in situ de las iniciativas que existen, cómo utilizarlas.
A2. Taller 2: Salud: La tecnología te puede ayudar La salud 2.0 ha venido para quedarse. Y la esperanza de vida cada vez mayor nos obliga a estar atentos a esta nueva forma de concebir la salud y la relación profesional-paciente. ¿Qué herramientas existen ya en este momento?.
A3. Taller 3: Cultura: Descubre lo que la Red puede ofrecerte Hoy es posible visitar el Louvre sin salir de casa. Pero, ¿cuántas personas conocen esto? En esta sesión navegaremos por las opciones de ocio que existen, para todas las personas.
A4. Taller 4: Comunicación y Participación: Conéctate e interactúa Haremos hincapié en el importante papel de la tecnología como herramienta para empoderar a la ciudadanía desde su dimensión participativa. Con este taller se cierra el programa previsto de actividades.