Entradas

2018, Año Europeo del Patrimonio Cultural

Este año que estrenamos tiene un significado especial en el ámbito de la UE, ya que ha sido declarado como el Año Europeo del Patrimonio Cultural. Y es bastante probable que sea el último año con este sello tan particular de “Año Europeo”.

Hablar de Patrimonio Cultural Europeo se nos antoja como un intento más de buscar lo común desde la diversidad, de tejer puentes entre las personas para no perder el pulso del proyecto de construcción de una Europa con mayúsculas. Claro está que es a todas luces insuficiente, cuando los hoyos a cubrir son otros de índole social, política y económica, para que realmente esa sensación de pertenencia sea sentida por todas como algo colectivo e inspirador.

Pero no podemos soslayar la oportunidad que se nos brinda para reconocer que, en medio de esta manifiesta incompentecia de la clase política europea para recuperar las riendas de Europa, tenemos en nuestras manos una iniciativa para cuando menos, poner en valor a la cultura como foco de los valores, del compromiso y de la participación ciudadana de los pueblos de Europa.

El Patrimonio Cultural tiene un valor educativo y social, y puede ser motor de desarrollo económico, bien entendido, y bien gestionado. Sugiere lazos con diferentes ámbitos productivos, que se acercan a lo sostenible, a lo innovador, a lo creativo. Se lo contempla desde una dimensión global, alcanzando lo material, lo inmaterial y lo digital, lo que nos puede permitir buscar sinergias y vías de colaboración en un marco muy amplio de trabajo.

Desde eCivis estamos ya trabajando en iniciativas localizadas en este contexto para provocar la reflexión de la ciudadanía sobre lo que significa el patrimonio como elemento que construye nuestra identidad como persona y como pueblo, como sociedad. De manera que a partir de este diagnóstico, seamos capaces de propiciar modelos cocreados para mejorar nuestro entorno social y económico, aprovechando nuestro patrimonio de una manera sostenible.

Promover el patrimonio para un turismo y una sociedad sostenible

Vemos en Getxoberri la noticia de los nuevos paneles informativos situados en la zona del Puerto Viejo de Getxo para dar a conocer nuestro patrimonio como pueblo marinero. Para conocer mejor de dónde venimos, tanto por parte de los vecinos y vecinas como por los/las turistas que nos visitan.

Por un lado, y a nivel de municipio, Getxo tiene enormes posibilidades: paisaje, gastronomía, playa, mar, montaña… Y patrimonio, un patrimonio cultural, histórico y etnográfico apenas conocido y mucho menos aprovechado. La historia de Getxo y sus gentes tiene lazos con la historia cercana de Bizkaia, con la construcción de lo que hoy somos. Como ciudadanas y ciudadanos, creemos que conocer esta parte de nuestro ADN es importante para establecer lazos sociales e intravecinales más estrechos, y de esta forma, tener un compromiso mayor con nuestro entorno y procurar participar para que sea mejor para todas las personas.

Por otro lado, estos paneles se nos presentan como un nuevo ejercicio de conciliación entre patrimonio en sus diversas expresiones y turismo, cosa no siempre sencilla. Y es que en los últimos meses ha cobrado protagonismo el debate sobre el turismo y la búsqueda del equilibrio con la vida cotidiana de la ciudad. Dar a conocer nuestra historia es un reclamo turístico legítimo y muy atractivo. Pero es necesario buscar fórmulas para que el turismo sea rentable, sí, pero también responsable y sostenible. Existen muchas experiencias a compartir y estudiar que seguramente son viables también en Getxo, y que pueden dar con nuevos ámbitos de emprendizaje y crecimiento a nivel local.

Aunamos así innovación social, patrimonio, cultura y turismo, que se suman a las estrategias ya en marcha desde el punto de vista del deporte y la vida saludable. Sin duda, un reclamo altamente sugerente y atractivo. Porque, ¿quién no se siente atraído/a por un municipio que promueve el deporte y la vida saludable en un entorno comprometido con su patrimonio desde un punto de vista sostenible y socialmente responsable?

Desde eCivis sugerimos hacer una reflexión participativa con la ciudadanía para definir rutas y estrategias turísticas que arraiguen el turismo también en Getxo, más allá de ser sitio de paso para los cruceristas, y que resulte sostenible, socialmente innovador y responsable también para los intereses vecinales, desde el punto de vista social, cultural, personal y económico.