Entradas

La Encartada, la Fábrica Museo

El pasado viernes 15 de junio disfrutamos de la segunda comida-coloquio, en el marco de “Los Encuentros de eCivis“, una iniciativa que hemos lanzado este año y que tiene como objetivo promover diálogos y encuentros informales entre la ciudadanía, a partir de un tema concreto. Si en febrero charlamos sobre STEM y mujer con Beatriz López, en esta ocasión hemos charlado sobre patrimonio cultural, igualdad de género y educación con María José Torrecilla, técnica de conservación y responsable del programa educativo del Museo Fábrica La Encartada.

En el espacio de la Escuela de Hostelería de Fadura, unas 15 personas mantuvimos una charla interesante y distendida sobre la preservación de nuestro patrimonio, la necesidad de su conservación, la necesidad de su puesta en valor y conocimiento por parte de la ciudadanía, especialmente por parte de la juventud; así como la necesaria implicación de la clase política y de las administraciones, en ocasiones más preocupadas por la rentabilidad político-económica a corto plazo más que por la preservación de elementos sustanciales para entender nuestra identidad, nuestro presenta y nuestro futuro.

María José Torrecilla es una mujer implicada y enamorada de su trabajo. Es de esas personas con las que al hablar te da el subidón y te entran ganas de hacer cosas. Escucharle hablar de La Encartada era como retrotraerse en el tiempo y ver sus máquinas a pleno rendimiento, una fábrica textil que supuso

una revolución en su momento, y que, en lo que se refiere a la construcción de modelos de igualdad entre hombres y mujeres, puso también su granito de arena, impulsada por las necesidades del sector en muchos casos. Pero ahí quedó.

El debate en los cafés nos dejó algunas frases para la reflexión, y que no por ya haberlas oído en otros espacios, no dejan de ser necesarias en su reiteración:

  • La función de los museos es la educación de la sociedad. En efecto, el museo puede ser un soporte tan bueno como cualquier otro para educar, y no sólo en aquello que expone o contiene, sino también sobre igualdad. Esto adquiere especial relevancia en este tipo de museos, referidos a la industria, y en concreto y por lo que se refiere a La Encartada, en un sector como el textil, con una presencia significativa de mujeres en su plantilla.
  • El museo debe ser un elemento inclusivo de la comunidad, trabajando para ella, pero también con ella. Esto es así en el caso de La Encartada, donde el pueblo de Balmaseda se implica en los actos de teatralización de una jornada en la fábrica, el domingo más próximo al 8 de marzo. No os lo podéis perder.
  • El patrimonio hay que moverlo. Hay que sacar el patrimonio a la calle, darlo a conocer a la ciudadanía.

Sin duda, María José Torrecilla y La Encartada hacen gala de este trinomio y lo llevan a la práctica en las diferentes actividades que explicó en la comida-coloquio, y en las que esperamos poder participar en breve. De momento, nos llevamos el obsequio de La Encartada y María José, un maravilloso libro sobre el Museo, y la invitación a acudir al mismo.

Desde aquí os invitamos a no perder la oportunidad de visitar el Museo Fábrica La Encartada, así como de otros muchos espacios de nuestro patrimonio cultural, que conforman nuestro paisaje y nuestra identidad.

Patrimonio y Género: educar desde el museo

El próximo viernes 15 de junio invitamos a la ciudadanía de Getxo a participar en una nueva comida debate, en la Escuela de Hostelería de Fadura.

En esta ocasión contaremos con la participación de María José Torrecilla, técnica de conservación y responsable de programas educativos y de divulgación del museo Fábrica La Encartada. Historiadora, arqueóloga y experta en patrimonio histórico y tecnológico, es autora del proyecto de musealización de la Fábrica.

Nos propone un tema de debate muy interesante y actual, bajo el título “Patrimonio Cultural e Igualdad de Género: educar desde el museo”. Desde La Encartada se están acometiendo propuestas muy atractivas en este ámbito, para poner en valor la capacidad pedagógica del patrimonio en la consecución de una sociedad más justa y equitativa.

Te invitamos a este encuentro, el viernes 15 a las 14.30, con un menú del día de 15 euros (IVA incluido), y un debate que no te puedes perder en los postres/café.

Apúntate en el 620237036 o en info@ecivis.eus.

Te esperamos.

 

Gafas lilas modo on

Como comentábamos en este mismo blog, hace una semana escasa celebramos la 1ª Comida Coloquio de eCivis, invitando a Beatriz López, responsable de Marketing Digital en la asociación Emakumeekin, para hablar de la brecha de género en ciencia y tecnología.

Abordar una cuestión de este tipo no es algo baladí ni frívolo. La Unesco ya puso de manifiesto recientemente las desigualdades de género en la enseñanza de matemáticas, tecnología, ingeniería y ciencias, y parece que incluso, contra todo pronóstico, se está ampliando.

No viene mal por tanto, que desde la ciudadanía impulsemos un debate, una reflexión, aunque sea pequeña, para al menos remover conciencias y empezar a pensar.

Fue esta comida coloquio un encuentro cercano, de debate y reflexión abierta, donde pudimos algo más de una docena de personas pudimos charlar y proponer iniciativas en torno al tema de conversación. Se sacaron a la luz las cuestiones más espinosas, las más críticas, las más incomprensibles. Pero no podíamos irnos sin arrojar una luz en el camino, y plantear qué se puede hacer desde la ciudadanía. Sí, desde aquí. Porque si las cosas se están haciendo mal, alguien tendrá que dar un paso al frente para mejorarlo, ¿no?.

Algunas ideas que se pusieron sobre la mesa fueron las siguientes:

  1. En el emprendimiento – trabajar en la generación de planes de viabilidad de negocio que no estén estereotipados.
  2. Charlas, jornadas, formaciones, dirigidos al profesorado que trabaja en orientación al alumnado. Ampliar estas sesiones al alumnado para que entiendan que las carreras de ciencias y tecnología no son cosa de “chicos”.
  3. Impulsar la rentabilidad social en nuestras organizaciones – nuestras pequeñas empresas también pueden hacer mucho. Nuevos modelos de negocio donde no repitamos estereotipos.
  4. Acciones que rompan mensajes extendidos como que la maternidad impide el desarrollo profesional y el de las empresas.
  5. Acciones que visibilicen mujeres referentes para las niñas y la sociedad en general. Mujeres referentes existen, sólo hay que buscarlas.
  6. Trabajar en los centros escolares el desarrollo de las capacidades emocionales.

Todas ellas nos parecen puntos de partida de iniciativas sin duda interesantes y atractivas para la ciudadanía de Getxo y alrededores. Sin duda un acicate para seguir trabajando.

¿Y a tí? ¿Se te ocurre alguna otra?

Thinking Fadura: una experiencia de participación en Getxo

Cuando hablamos de Fadura en Getxo, nos vienen muchos recuerdos a la memoria. Muchas personas hemos disfrutado tardes de verano en su cervecera, hemos ido con nuestros padres, y ahora con nuestras hijas e hijos, a sus piscinas. Hemos pasado tardes enteras en su zona de estudio preparando trabajos de clase con nuestras compañeras y compañeros. Hay muchas cosas que hacen que Fadura sea un espacio colectivo de las y los getxotarras.

En este momento, Fadura está inmersa en un conjunto de actuaciones para la mejora hidraúlica de  su entorno, acometidas por la Agencia Vasca del Agus – URA. Estamos por tanto en una situación de cambio, y por tanto de oportunidad, para mejorar esta zona y seguir impulsando la actividad deportiva, la calidad de vida y la adquisición de hábitos saludables en Getxo.

En base a todo ello nace Thinking Fadura, un proceso de participación ciudadana impulsado por Getxo Kirolak, para que toda la ciudadanía pueda contribuir a la definición de este nuevo espacio público, donde conviva un parque de libre acceso junto con las instalaciones para la práctica deportiva de las personas abonadas de Getxo Kirolak.

Se trata por tanto de contrastar con la ciudadanía la incorporación al futuro parque deportivo de nuevos elementos que motiven una práctica regular de actividad física, logren mejoras medioambientales, incrementen el empleo en el sector del ocio, la salud y el deporte y mejoren el acceso y control de los espacios.

Este proceso está ya en marcha, y tras una primera fase de diagnóstico, nos encontramos ya en la segunda, de socialización y activación de la participación ciudadana, hasta finales de año.

Desde eCivis aplaudimos este tipo de iniciativas, que quieren hacer partícipes a las personas en la construcción de nuestros espacios colectivos. Porque la ciudad es de las personas, y son ellas las que deben intervenir para definirlas.