Entradas

Bentaranoa: participemos para construir

El pasado sábado 23 de septiembre tuvo lugar un segundo encuentro ciudadano en la construcción de un nuevo futuro para el edificio de La Venta.

Nos reunimos en la ikastola Andra Mari diferentes personas, de distintas procedencias y perfiles, pero todas con un objetivo común: aportar nuestra visión para procurar que La Venta vuelva a ser un centro neurálgico en nuestro entorno local.

El encuentro nos permitió en una primera parte, conocer otras experiencias cercanas, para coger ideas, intercambiar experiencias, y ver por dónde pueden ir nuestras ideas sobre La Venta. Pudimos escuchar y conocer un poco de las iniciativas de Zaragoza, Barcelona, Bilbao o Gernika.
Todas ellas experiencias urbanolocales de recuperación de espacios con y para la ciudadanía, donde la participación cultural y artística se ha convertido en la espoleta de revitalización y de impulso a la tan necesaria participación de las personas en la construcción de los entornos locales.
Supone, a nuestro juicio, una saludable interpretación de la participación ciudadana. Esto es, la creación de un espacio y sobre todo su sostenbilidad a medio y largo plazo conseguida por la ciudadanía.

No pudimos quedarnos hasta el final, pero nos fuimos con buen sabor de boca. Y hablando después con otras personas participantes, tenemos el convencimiento de que al menos las personas que estuvimos allí, queremos hacer algo. Y algo en serio, desde lo local, para todas las personas de Getxo, que sirva para recuperar el espacio, para movilizar a la ciudadanía y para conseguir que Getxo sea un espacio para todos y para todas.
Habrá que esperar a los siguientes encuentros. Los cogeremos con ganas.

Participación a todo tren

Llevamos una semana frenética en esto de la participación. Se lanza la plataforma Etxebizitza de participación en materia de vivienda, el proceso de presupuestos participativos en el Ayuntamiento de Getxo, se retoma el proceso de Bentaranoa, también en Getxo… Y eso sólo en nuestro entorno más próximo. Anda que si nos ponemos a mirar allende nuestras fronteras…

La participación está en boca de todas las personas, sobre todo de aquellas que se dedican a la cosa pública y ven que, ciertamente, los ciudadanos y las ciudadanas están para algo más que para votar cada 4 años. Más de una vez hemos insistido desde este humilde foro que la pedagogía en este sentido tiene que ser bidireccional, y aunque está muy bien esto de lanzar campañas y procesos, la ciudadanía tiene que acostumbrarse a estas llamadas de auxilio en la gestión de lo público.

Porque sí, nosotras y nosotros, que nos quejamos tanto, somos muy dados/as a lamentarnos por lo bajinis, en la barra del bar, en el mantel horadado de manchas de la sobremesa. Y ante la pregunta que quiere zanjar cualquier discusión, esa del “Vale, ¿y qué se puede hacer?”, alguna persona lanza un chiste baratillo y ale, a cambiar de tema.

Pero esa no es la actitud. La ciudadanía tiene que coger las riendas y procurar el cambio desde lo local, desde lo pequeño. Estamos acostumbradas desde eCivis a observar iniciativas modestas, pero con un impacto exponencialmente significativo, donde la participación y la colaboración de las personas está consiguiendo pequeñas grandes cosas. Hora es ya por tanto de menos quejarse y más actuar. Y si salen estas iniciativas, que por supuesto serán mejorables y a partir de las cuales la administración deberá seguir trabajando, al menos no estaría mal arrimar el hombro y participar. Porque sólo así será posible mejorar las cosas.

Y luego además, si queremos seguir arreglando el mundo con los posos del café de sobremesa, pues genial oye. Pero por hacer algo nuevo para cambiar algo…

Crónica de #BentaraNoa

Son muchos los rincones, los espacios, los lugares que conforman el municipio de Getxo escondiendo anécdotas que construyen nuestra historia como getxotarras y como personas. Muchas las que se han ido solapando con el día a día, con el paso del tiempo, con el desarrollo y con el progreso…

Durante mucho tiempo, La Venta fue un espacio de encuentro en la comunidad. Un espacio para hablar, para disfrutar, para compartir, para hacer acuerdos, para crear compromiso… para participar.

Tiempo después, con La Venta cerrada en medio de un despliegue urbanístico que poco sabe de lo que fue y lo que significó, el Ayuntamiento de Getxo inicia el proceso participativo que con el nombre de #BentaraNoa ha querido implicar a las personas de Getxo para identificar necesidades y dotar de un contenido actual al espacio, haciendo simbiosis de tradición y futuro, con la transversalidad que aportan las personas.

Ayer sábado, 21 de enero, se nos invitó a conocernos, a todas aquellas personas que hemos intentado aportar ideas y propuestas, para trabajar desde el diálogo y con dinámicas de co-creación, en las diferentes perspectivas de lo que representa este proceso:

  • Para qué
  • Con qué contenido
  • La infraestructura
  • La gobernanza, la gestión de este espacio

image(1)

No nos cabe duda que esta última cuestión es la más peliaguda, por encontrarse en ella el deseo de innovar, el deseo de crear comunidad, y la perentoria legalidad y su marasmo administrativo, que parece que no se lleva muy bien con la innovación.

Y es que en efecto, la sesión de este sábado ha sido una efervescencia de ideas, un burbujeo experimental sobre lo que se puede hacer. Y se ha hablado de cultura, de lo rural, de Ramiro Pinilla, de emprendizaje, de transversalidad, de integración, de diversidad… Pero a la hora de bajar a tierra y concretar el cómo, la gobernanza que decían… Ay ahí… nos ha bajado el gas y pocas burbujas hemos tenido.

image(2) image(3)

 

 

 

 

 

 

 

Las organizaciones civiles de Getxo creo que estarían dispuestas a apostar y a colaborar por sacarlo adelante. Creo sinceramente que existe un buen propósito y el ánimo está en su momento idóneo para no perder el testigo.

Por eso creo también que el Ayuntamiento debe ser innovador no solamente en el desarrollo del proceso participativo, sino también en la concreción del mismo. Mantener el espíritu motivado para seguir arrimando el hombro sin tener sobre los hombros el aliento de la farragosidad administrativa. Porque creo que se pueden buscar fórmulas jurídicas para aliviar el peso de la burocracia y de esta forma conseguir que innovación social, gobierno abierto y participación ciudadana no terminen por darse de bruces con un baño de realidad burocrática.

Así que, hurra por el empeño y la iniciativa. Hurra por la organización y por los y las participantes. Y mucho ánimo en continuar con buen pie la carrera de fondo que hemos comenzado hoy. Para no desfallecer, habrá que pensar más sobre esa co-gestión, para co-crear todas las personas y todas las entidades que hacemos que Getxo sea posible.