Maiatzaren 9an parte hartzen du.
Interviene el día 9 de mayo.

Sonia P. Landazuri

Oviedo

Arkitekto hirigilea da. Frantzian dagoen Lilleko Unibertsitate Politeknikoan ikasi zuen eta Madrilgo Europako Unibertsitatean doktoregoa egin zuen. Enpresa publikoan eta pribatuan lan egin du, hiru modutara: plangintzak eginez eta eraikiz, obra-tokian eta zuzendaritzan eta kudeaketan.

Asturiasko Arkitektoen Elkargo Ofizialeko Dekanoa da 2016. urtetik, eta lanpostu horretan sartu zenetik zenbait ekimenetan lan egin du. Esaterako, Hirigintzako Laborategi bat sortu du.

2014. urtetik “Comunica: Ciudad”-eko kide aholkularia da, hirigintza-komunikazioan aditua den enpresa. Bere helburua da lurraldeko bizigarritasuna hobetzea, Komunikazio Plan Integralak eta Herritarren Partaidetzarako Programak eginez hirigintzaren esparruan, ikuspegi espezializatu eta diziplina anitzeko ikuspegi batetik.

Arquitecta urbanista, con formación en la Universidad Politécnica de Lille, Francia y Doctorado por la Universidad Europea de Madrid, su labor profesional tiene una doble visión desde la experiencia en empresa pública y privada, estructurada en tres partes y todas ellas en paralelo: planificando y construyendo, a pie de obra, y desde la dirección y gestión.

Desde el año 2016 es Decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias, y desde su incorporación, ha trabajado en diferentes iniciativas, como la creación de un Laboratorio de Urbanismo.

Desde 2014, es miembro asesor de “Comunica: Ciudad”, empresa especializada en comunicación urbana. Su finalidad es la mejora de la habitabilidad en el territorio, mediante la realización e implementación de Planes de Comunicación Integral y Programas de Participación Ciudadana, en el ámbito urbanístico, con una visión altamente especializada y pluridisciplinar.

Su intervención se enfocará, partiendo de la Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad, como hilo conductor para explicar como los Diagnósticos Participados deben formar parte del metodología de los proceso de intervención en las ciudades, que ya no admiten miradas exclusivamente técnicas, para resolver los conflictos, sino que también necesitan tomar el pulso de la realidad social.