Para levantar el ánimo

Pues eso. No te pares. Porque si hay muchos obstáculos, tal vez, es porque merezca la pena.

No sabemos muy bien a veces por qué hacemos las cosas.

Tal vez porque somos diferentes. Tal vez porque sin más, nos sentimos parte de donde vivimos. Comprometidas con nuestro entorno. Con ganas de menearlo. De construir. De compartir. De hacer.

Y tú, ¿participas o te dejas llevar?