Emprendimiento y ¿cachondeo?

people-314481_1280

Hace unos días nos hemos desayunado con una nueva convocatoria de esas que quieren promover la actividad de las personas emprendedoras, y si son menores de 35 años, con más razón. Una convocatoria de esas que se sacan en pleno mes de agosto, cuando el BOE resulta de obligada lectura entre siesta, descanso, playa o lo que se tercie. Y con veinte días hábiles escasos para preparar todo el tinglado que suele venir adosado a este tipo de convocatorias.

Seamos claros. Que este tipo de convocatorias son útiles, no lo negamos. A nadie le amarga un dulce, y un colchón para empezar la aventura emprendedora viene bien a cualquiera (no sólo a los menores de 35, ojo). Ahora bien, sacarla en pleno agosto y con tan breve plazo, resulta un poco sospechoso, ¿no os parece?

LA “MODA” DE LAS CONVOCATORIAS “EXPRES”.

Tal y como se presenta, parece que se convocan como manera de salvar la imagen institucional de apoyo a empresas, personas emprendedoras o lo que surja, sin desangrar demasiado el bolsillo público (serán pocos los proyectos que se presenten, supongo que pensarán), o bien por un rocambolesco ejercicio de pedagogía cívica, obligando al respetable a leer el BOE todos los días para buscar algo de interés.

No niego que como ciudadanos y ciudadanas, en teoría es una responsabilidad esa la de leer el BOE, que nos viene recogida en diferentes almanaques jurídicos. Claro que del dicho al hecho… Y en cualquier caso, se nos antoja como una mala praxis si hacemos un viaje en el tiempo y recordamos cuándo y cómo salían antes este tipo de convocatorias. Que también las había. Pero en agosto, raro raro…

¿QUÉ ES UNA SOCIEDAD EMPRENDEDORA?

Nos hemos metido en un remolino de fomento del emprendimiento por todas partes, que casi parece que si no te animas a montar una empresa eres tonto de baba o algo así. Cuando hace nada, los chavales y las chavalas se iban a la obra cantando la de los tres cerditos porque la idea de forrarse rápido era un ejemplo a seguir para muchos y muchas.

Es un problema de raíz el suponer que con esta sangría de convocatorias, rocambolescas, con plazos absurdos y tiempos ridículos de respuesta, se va a incentivar el espíritu emprendedor. Por mucho que supuestamente estemos obligados a leer el BOE (quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra), perdonen si les digo que estamos pidiendo peras al olmo.

Una sociedad de personas emprendedoras no se construye tirando de talonario a los cuatro proyectos que tengan a bien presentarse, ni montando chiringuitos de startup por doquier. Ni con charlas TED, de gurús, coaches, CEOs’ y demás cuadrilla.

human-567566_1280

Una sociedad de personas emprendedoras se construye con políticas de educación que no sean cortoplacistas, ni electoralistas, que piensen en construir ciudadanos y ciudadanas comprometidas, innovadoras, sin temor al fracaso, con ganas de construir, y no de medrar. De estas políticas, algunas personas saldrán empresarias, otras botijeras y muchas otras fantásticas profesionales, padres y madres de familia, estupendas vecinas y mejores colegas. Pero lo que me queda claro es que así, sí tendremos esa sociedad que buscamos.

 

Lo que pasa es que se tarda más de cuatro años. Una lástima para nuestra ciudadanía, esa a la que se suele pedir el voto.