Ciudades amigas, ciudades seguras

woman-1445917_1920

Hablamos y hablamos de los puntos negros en las ciudades, en los espacios públicos. Nos preocupan y mucho. En especial a las mujeres que claramente somos mas vulnerables a ser atacadas por delicuentes y sufrir robos y atracos. Incluso aún peor, agresiones sexuales y violaciones.

El otro día, acompañada de una amiga, la victima, viví la experiencia. Afortunadamente, se quedó en el primer nivel: “el del tirón”. El botín del atracador fue simplemente el bolso con sus pertenencias. ¡Menos mal!. Pero el lugar, curiosamente, es el que desde hace varios años las mujeres de Getxo lo hemos clasificado como un punto negro: La estación del metro de Aiboa.

Es cierto que nosotras dos, mujeres precavidas, a las 10.30 de la noche, decidimos bajar por las escaleras más iluminadas en lugar de la rampa que desciende desde la salida del metro. Es cierto también que observamos que a esa hora no había personal del metro y la taquilla se encontraba cerrada. También es cierto que con el hombre que nos cruzamos en las canceladoras nos dio ese “palpito malo”, tan nuestro, tan de mujeres. Pero claro, al ver que ese palpito se diluía porque el tipo desaparecia, nos relajamos. Y justo, zas, ahí lo teníamos de un costado pegando el tirón.

stairs-1229149_1920

Los trastornos, múltiples, como se puede imaginar. La pérdida del dinero, la cancelación de tarjetas, nuevo dni, … son trámites administrativos sin importancia  comparados con el susto, con el impacto, con el sentimiento de vulnerabilidad que sentimos las mujeres. Así se me agolpan en la cabeza demasiadas preguntas. ¿ Por que después de tantos años la estación de Aiboa es un punto negrísimo para las mujeres? ¿Dónde se encuentran las medidas de seguridad? ¿ De quién son competencia?. Y al margen de todas ella,s la gran pregunta. ¿ Por qué las mujeres seguimos siendo más vulnerables que los hombres y no podemos ejercer nuestra libertad para andar y movernos independientemente del horario en los espacios públicos de nuestro pueblo?.  Para reflexionar, para pensar…