Ciudadanía y Entusiasmo

people-1230872_1280

¿El entusiasmo se contagia? Sí, claro que se contagia. Lo comprobamos hace un par de días. En vivo y en directo percibimos que las ganas de colaborar, cooperar, participar en el compromiso social de forma colectiva con pasión y entusiasmo es contagioso… y mueve ideas, proyectos…

En la asociación eCivis estamos preparando la difusión del taller de empoderamiento financiero (acercamiento al sistema económico-financiero), previsto para el próximo mes de septiembre. Y Arantza, de Utopian (Getxo), nos ofreció su ayuda, desinteresada y apasionada. De esas que crean sinergias y oportunidades. Y tanto que las crean.

En la grabación de nuestro video-trailer de difusión, Arantza puso a nuestra disposición dos actores y una actriz que formaban parte de su alumnado del curso sobre teatro que Utopian imparte actualmente en el marco de los cursos de Lanbide para personas desempleadas. Una iniciativa entusiasta e innovadora, que demuestra que el teatro no es sólo divertimento, sino que constituye una excelente herramienta de exploración de las habilidades de comunicación, de incremento de la autoestima, en definitiva, de empoderamiento personal.

dandelion-333643_1280

Allí conocimos a Mikel, uno de estos actores amateur, que se dejó la piel y lo dio todo en la grabación. Nos impresionó su calidad personal y sus ideas y sugerencias para nuestra campaña de difusión. Un perfil entusiasta, de optimismo realista y controlado, que nos contagió en ese espíritu del “sí se puede”, admirable en el marasmo de confusión en el que estamos últimamente (o pretenden que estemos). Sin duda, una persona que encaja a la perfección en el espíritu de eCivis, y de hecho contamos con él para nuestras iniciativas, ¡¡genial!! Ongi Etorri!!

Nos juntamos en ese instante de grabación 6 personas entusiastas con nuestro trabajo, con nuestras iniciativas. Y Arantza así lo dejó claro cuando dijo que son las pequeñas cosas las que empiezan a construir.

Desde luego, un instante de contagio entusiasta que nos convenció aún más de la necesidad de nuestro proyecto.

Y tú, ¿eres entusiasta? ¿o sólo te dejas llevar?