Alcance de la firma electrónica reconocida

La firma electrónica reconocida, o firma 3.3, sobre un documento electrónico es igualmente válida, incluso con un plus superior, que la tradicional e impertérrita firma manuscrita.

Así quedo contrastado en el debate arrancado por miembros de eCivis en el Grupo de ENATIC -“Asociación de Expertos Nacionales de la Abogacía TIC” en Linkedin, el pasado mes de mayo.

En este debate no solo hubo un importante número de intervenciones, sino que su profundidad y las referencias al mundo real no dejaron indiferentes a nadie. Recomendando su lectura, nos gustaría resaltar lo siguiente:

  •  Alrededor de la Administración Electrónica han aparecido varias figuras, algunas de las cuales resultan totalmente válidas para las relaciones civiles, es decir, sin administración pública de por medio. Su uso debe realizarse desde el sentido común, ya que si bien es cierto que sigue generando cierto rubor el pulsar el botón sin saber a dónde va nuestra conformidad a tal o cual cosa, “no por tener muchas cosas hay que usar/exigir muchas otras”. Con ello se quería apuntar el hecho de que, en ocasiones, en el mundo electrónico se exigen añadidos a la firma que más que aclarar, lo que hacen es generar más confusión y, a la sazón, más temor y distanciamiento del usuario hacia esas soluciones.
  •  Una firma electrónica sobre un documento no es otra cosa que eso: una firma en éste. Por tanto, ese documento electrónico, junto a la firma/s electrónica/s asociadas a él, tendrán el valor y la eficacia jurídica que corresponda a su respectiva naturaleza, y de conformidad con la legislación que les resulte aplicable.

Es decir, igual que si ese documento hubiese sido firmado de forma manuscrita.

  •  Los certificados electrónicos de persona jurídica quedan en una parcela con muchas preguntas aún por resolver. Pero en este caso pensamos que la solución que se adopte debe ir ligada a la observación y comprensión de cómo actúa la persona física en representación de una entidad.

En suma, un interesantísimo debate cuya lectura os recomendamos. Agradecer a todas las personas que participaron en el mismo, por las reflexiones aportadas.

Ideas para lanzar el DNI electrónico

Si algo caracteriza al ser humano es la CURIOSIDAD, algo innato a su ser. Entonces Sres. de la Admon, Presidente del Gobierno a la cabeza, ingeniemos un sistema donde la ciudadanía de este país pueda conocer los ingresos y patrimonio de sus dirigentes. Asi pues, curiosidad satisfecha; pero sobretodo, debe ser un acto de responsabilidad política y de justicia ciudadana.

La clase política italiana tiene que hacer públicos estos datos antes del 28 de julio. Aprovechemos estos brotes de transparencia que, más pronto que tarde, llegarán a este país; y démosle un empuje al uso de nuestro certificado digital generalizado (DNI electrónico). La excusa sería muy sencilla: solamente las y los ciudadanos españoles tienen derecho a conocer los datos de sus dirigentes.

Desde eCivis estamos convencidos que estas ideas, y otras similares, son más atractivas que seguir construyendo más tecnicismos en las sedes electrónicas de las administraciones, lo que afianzaría el uso de estos certificados electrónicos.

Jornada de Reflexiones de la E-administración

La última semana de mayo se celebró la jornada anual, y ya van 6, sobre la administración electrónica en el Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia. Como suele ser habitual en estas jornadas, las ponencias fueron dadas por personas relevantes de la administración en estas materias. Cabría destacar la alta sensibilización de las personas asistentes por la utilidad o uso de la administración electrónica en la ciudadanía (más del 80% de las preguntas tuvieron este timbre social).

De los muchos e interesantes temas planteados en esta ocasión, nos gustaría destacar los siguientes:

  • A la luz tanto de las preguntas formuladas como de los comentarios de algunas y algunos de los ponentes, queda aún camino por recorrer para que la inversión realizada en favor de la implementación de la administración electrónica tenga su reflejo en la sociedad, y sea utilizada con intensidad. Así se desprende de las reflexiones de D. Manuel Gimeno, Director de la fundación Orange en su informe anual sobre el desarrollo de la sociedad de la información en España (http://fundacionorange.es/fundacionorange/analisis/eespana/e_espana12.html). Sin embargo, la coyuntura actual dificulta la adopción de medidas decididas desde las Administraciones en pos de la comunicación, sensibilización y apoyo a la ciudadanía para favorecer el uso de los servicios públicos electrónicos puestos a su disposición.
  •  Finalmente, observamos que parece que se articulan fórmulas alternativas de identificación y firma electrónica de la ciudadanía, con respecto a la firma electrónica avanzada. De esta forma, ciudadanos y ciudadanas no tienen que manejarse con la técnica de los certificados electrónicos, lectores de tarjetas, etc … Sin embargo, nos preguntamos si lo que se gana en facilidad, no se va a perder en seguridad, porque el alejamiento de la firma reconocida o firma 3.3, según la Ley 59/2003 de Firma Electrónica, que es la única firma con el mismo valor que la firma manuscrita, no es nada bueno para afianzar en el tejido social las nuevas figuras de identificación electrónica. No estaría de más valorar otras fórmulas alternativas, que fueran capaces de aunar seguridad con simplicidad.

Sin más, agradecer al Grupo de Derecho y Nuevas Tecnologías del Ilustre Colegio de Abogados del Señorío de Vizcaya por una jornada que, tanto en sus ponencias como en las preguntas/debates, continúa creciendo en su profundidad.

Reforma de la Administración

El Presidente del Gobierno nos ha avanzado el proyecto de reforma de la administración pública, con 217 medidas aprobadas el viernes 21 de junio en Consejo de Ministros.

Como todo, y sin haber entrado en el detalle de todas estas medidas, entendemos que habrá reflexiones razonables, y otras no tanto. Pero nos quedamos con la referencia a la necesidad de una implantación real de la administración electrónica, como sugerencia más frecuente de las formuladas a la Presidencia por parte de la ciudadanía.

La pregunta del millón, que nos hacemos muchos, es si nuestras administraciones (AGE, CCAA, Ayuntamientos) estarán algún día preparadas para ofrecer a la sociedad una administración electrónica REAL. Porque ejemplos de que esto aún no es así, tenemos a puñados. Y así se resaltó igualmente en la jornada “Reflexiones sobre administración electrónica” organizada en el mes de mayo por el Grupo de Derecho y Nuevas Tecnologías del Ilustre Colegio de Abogados de Bizkaia, donde uno de los ponentes dijo claramente que “la administración será electrónica, o no habrá administración”.

Todos por tanto, administración y administrados/as, somos conscientes de la urgencia y necesidad de este nuevo modelo de hacer administración, tanto por razones productivas como de crecimiento y desarrollo. La cuestión es cómo sortear la coyuntura difusa de este momento, para poder arbitrar estrategias creativas que permitan difundir y comunicar lo que ya hay (que es mucho), para que se use y se haga bien.

En este punto, no resultaría descabellado pensar en agrupaciones como eCivis u otras similares que ya corretean por la piel de toro, para desarrollar acciones de difusión y sensibilización, tal vez menos pomposas, pero a buen seguro igual de eficaces para este fin de conseguir que la administración electrónica sea una realidad en nuestra sociedad, y no sólo en el mundo de los ceros y los unos.

El DNI electrónico es un fiasco

El presidente de AMETIC, Jose Manuel de Riva, ha tenido la valentía de decir públicamente, lo que muchos pensamos: El DNI electrónico “un gran fiasco”

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2013/05/16/actualidad/1368715109_483964.html

Lo curioso, no es que el DNIe no funcione sino que su uso/utilización ha sido un fracaso, y en especial por la falta de aplicaciones correctamente funcionando para su uso. Al fin de cuentas, sería como decir que nuestro pujante sector de automoción construye coches inútiles simplemente porque no existen carreteras.

Pues sí, este país lleva varios años realizando un despliegue importante de la identidad personal electrónica en base al DNI electrónico. Las múltiples ventajas que puede aportar su uso se ven truncadas por la falta de escenarios para su uso; o peor aún porque si existen aplicaciones pero cuando vas a utilizarlas no funcionan.

Suponemos que debe ser triste reconocer esta situación, para nosotros al menos lo es, pero si se quiere poner remedio hay que olvidarse de tanto marketing hueco y reconocer la situación.

¿Y cuál es la solución?

Son muchas las voces que se oyen pidiendo la construcción de más aplicaciones para el DNIe: Administraciones gasten dinero en más aplicaciones informáticas.

En eCivis simplemente pedimos que funcione aquello que dicen que funciona; porque solamente con que las aplicaciones que están a disposición de la ciudadanía funcionasen -se utilizasen-, sería un salto de gigante en el afianzamiento del DNIe. Tendrá que ser la ciudadanía activa quién tome las riendas para que esto se consiga.

eCivis se fundo para empujar desde la sociedad el correcto funcionamiento de los sistemas informáticos de la administración dirigidos a la ciudadanía.

El BOE y el código de la administración electrónica

Hace pocos días leíamos el pobre uso del DNI electrónica -figura esencial de la administración electrónica- pero hoy debemos hablar del maravilloso trabajo que, en los últimos años, lleva realizando el BOE en su adaptación al mundo digital.

Las tristes páginas grises del BOE se convirtieron en digitales el 1 de enero del 2009, y desde su primer día tiene el carácter oficial y auténtica. Cualquiera de nosotros puede obtener una copia autentica del BOE y gratis: con la firma electrónicamente de este organismo, incorporado su sello de tiempo y referenciado el código de verificación.

Pues bien, la primavera del 2013, esta Agencia ha incorporado en su portal de Internet los Códigos Electrónicos, entendidos estos como la agrupación de normas jurídicas con una temática común. En el mes de mayo se incorpora el Código de la Administración Electrónica, con las referencias normativas que regulan la administración electrónica.

http://www.boe.es/legislacion/codigos/codigo.php?id=023_Codigo_de_Administracion_Electronica

Desde eCivis nos congratulamos de que en escenario agridulce de la administración electrónica existan organismos que mejoran paulatinamente sus servicios a la ciudadanía.

Jornada sobre e-administración en el Colegio de Abogados de Bizkaia

El próximo 30 de mayo tendrá lugar una nueva edición de la ya tradicional jornada “Reflexiones sobre administración electrónica“, promovida desde el grupo de Derecho y Nuevas Tecnologías del Ilustre Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia.

Lo que empezó como un debate a pequeña escala, se ha convertido con los años en cita ineludible para un maridaje cada vez más necesario entre lo tecnológico y lo jurídico. Y donde, sin desmerecer a los ponentes, los debates y preguntas posteriores enriquecen y superan cualquier expectativa.

Desde eCivis entendemos que iniciativas como estas son necesarias para mantener vivo el debate sobre esta cuestión, más aún en esta difícil coyuntura.

Reduciendo las cargas administrativas

La UE es algo más que la Merkel. Y cuando ya cerramos la semana en la que se ha celebrado el Día de Europa, viene bien comentar que la Comisión Europea se ha propuesto reducir los trámites administrativos para la ciudadanía y las empresas.

¿Cómo? Suprimiendo la obligación de presentar documentos legalizados-apostillas o traducciones juradas de documentos oficiales (véase este ejemplo). En definitiva, doce tipos de estos documentos (penales, nacimiento, ciudadanía,…) quedarán exentos del tedioso trámite de la Apostilla (La Haya, 1961). Esta nueva norma no incide en el reconocimiento del contenido o los efectos de esos documentos, pero sí se complementa con medios contra el fraude mediante la posibilidad de autenticar estos documentos con el sistema europeo de cooperación entre las administraciones IMI – Sistema de Información del Mercado Interno.

Este sistema (IMI) arranca en el 2009 con la firme intención de hacer realidad la Directiva de Servicios en el espacio de la UE. Las estadísticas sobre su uso hablan por si solas, pero lo relevante del sistema es su enfoque de ayuda a la sociedad para agilizar el mercado de servicios en la UE sin que la sociedad tenga que conocer más sistemas informáticos.

Sin duda una interesante aportación para aprovechar lo que ya tenemos, sin complicar la vida de la ciudadanía con más herramientas a utilizar.

Una docena de ventajas de la administración electrónica (cortesía de Una Docena De)

Tras publicarlo en el blog “Una Docena de”, transcribimos en nuestro blog el post ya publicado hace unas semanas en el citado sitio web. Sin duda, un placer haber podido colaborar con ellos, que esperemos no sea la última.

 

Suena vacío decir que la administración electrónica ha venido para quedarse. Una frase hecha más, podemos decir. Pero es que es la verdad. Desde que en 2007 se aprobara la Ley 11/2007, que daba cobertura legal a lo que bajo el amparo de otras normativas ya se había empezado a hacer tímidamente por parte de algunas administraciones, mucho ha llovido. Y aunque no siempre la disponibilidad presupuestaria ha hecho posible progresar a toda la Administración al mismo ritmo, sí que es cierto que algo hay, y que no es momento de perder fuelle. Y menos ahora, porque..

1. Aumenta la productividad de las empresas

El hecho de poder realizar trámites, ya sean corporativos o propios de las personas trabajadoras directamente desde la sede de empresa o desde el puesto de trabajo, sin necesidad de desplazarse y perder tiempo en colas y esperas, ya supone una incontestable mejora de cara a optimizar los tiempos dedicados en las empresas a la relación con su administración.

2. Mejora la calidad de vida de las personas

En línea con lo comentado, algo parecido ocurre con la ciudadanía de a pie, en su relación con la Administración. Poder realizar trámites con los órganos administrativos los 365 días del año, a cualquier hora del día, con garantías de seguridad, integridad y autenticidad, incluso en ocasiones sin necesidad de aportar documentos referentes a datos que ya obran en poder de la administración, suponen una gran ventaja. Y en esto de evitar desplazamientos, pienso particularmente en todos aquellas personas con problemas físicos que reducen su movilidad, tercera edad, etc.

3. Contribuye al medio ambiente

Tramitar electrónicamente significa utilizar menos papel, menos impresoras, menos tóner… Y esto, la cosa verde lo nota…

4. Simplifica los trámites administrativos

Cuando se pone en marcha el engranaje de la administración electrónica, se dedica un esfuerzo a simplificar toda la maquinaria burocrática que se había enquistado en la cosa pública durante años porque “siempre se hacía así”. Introducir lo electrónico en la tramitación permite cuestionarse el por qué de las cosas, e induce a innovar en los procesos de gestión, procurando su simplificación.

5. Mejora la productividad de la administración pública

Lo anteriormente dicho, supone una mejora para la ciudadanía, a la que se marea menos, pero también para el personal, que puede dedicar su tiempo de trabajo a algo más productivo y creo que más gratificante,  que el mero hecho de mover papel. Y esto al final, también repercute en la sociedad.

6. Cimenta un nuevo modelo económico

Desde las instituciones europeas se lleva ya tiempo recomendando a sus Estados, a través de orientaciones de distinto tipo, para que aprovechen lo que esta arquitectura digital representa para forjar una nueva economía. Y es que la nueva figura de la identidad electrónica, que se consolida alrededor de la administración electrónica, supone un motor de cambio del modelo económico. Lo que dadas las circunstancias, suena más que bien…

7. Favorece espacios de interacción administración-persona administrada

La administración electrónica supone o puede representar un primer paso hacia estadios superiores de interacción administrativa, donde aquello de la transparencia y la apertura de los datos empiece a cobrar sentido y no se limite a una bonita frase escrita en un papel. Ofrece por tanto una alternativa para que el ciudadano, el o la administrada, pueda aportar y con ello contribuir a una mejor administración.

8. Aumento de la seguridad de los datos sensibles

Estos permanecen en centros de datos, los cuales serán más fácilmente recuperables.

9. Flexibilidad

Permite elegir entre los diferentes canales que se ofertan para la resolución de trámites administrativos. Vamos, que la administración electrónica no es algo impuesto, y la ciudadanía va a seguir contando con los canales tradicionales. Y es importante esta diversificación, para dar cobertura a todas las necesidades y sensibilidades.

10. Facilita el intercambio de información entre las administraciones (interoperabilidad)

Qué cómodo resulta el no tener que aportar el padrón, la fotocopia del DNI… porque ya existe en otra administración y por tanto aquella a la que nos dirigimos puede solicitarlo. Aunque esto también suponga que pudiera llegar a acceder a informaciones que tal vez no nos agraden tanto…

11. Reduce las cargas administrativas, con lo que supone de ahorro tanto para el ciudadanía/empresa como para la administración

Y,  ahorro también para la administración. Lo que en definitiva se traduce en ganar en eficiencia y productividad. O al menos, esa es la idea.

12. Favorece espacios para contribuir a un sector público más abierto y transparente

Ya hemos comentado anteriormente, la administración electrónica representa un paso para una mejor interacción administrativa. Es la oportunidad para salir de la cosa pública de Larra, y alcanzar algo distinto, donde el personal público y la ciudadanía participen por una mejor gestión pública más abierta y transparente. Vale, esto sí que suena a utopía… pero quién sabe hasta dónde podremos llegar..

La Interoperabilidad avanza. Pero, ¿ cómo se percibe?

Si bien es cierto que los servicios de interoperabilidad ayudarán a los gestiones de la ciudadanía ante las administraciones públicas, porque ya no se tendrá que entregar documentación que esté en el ámbito de las administraciones, no es menos cierto que la percepción de la gente de la calle no lo está notando como tal. El uso de la administración electrónica por la o el ciudadano no pasa de ser meramente anecdótica, y en gran parte de debe a la falta de estándares de estos procesos.

La interoperabilidad entre las administraciones facilitará la relación de las y los ciudadanos con la administración, pero hasta que ésta nueva forma de relación no tome un papel relevante en la estructura orgánica de las administraciones no lo notarán.  Ello aporta:

  1. ya no es necesario emitir en papel el certificado oficial inicial (entidad emisora)
  2. tampoco es necesaria una fotocopia de ese certificado (entidad receptora)
  3. deja de tener sentido la fase de cotejo
  4. asegura la calidad de los datos evitando fraudes y errores.

pero las estructuras, o sus sistemas, deben de ser capaces de aprovecharlo para que la ciudadanía  lo perciba.

Informe del OBSAE (Observatorio de la Administración Electrónica) sobre el intercambio electrónico de datos entre la diversas administraciones.
http://administracionelectronica.gob.es/recursos/pae_000023404.pdf
Desde eCivis confiamos en ello.