Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana

El pasado lunes 17 de noviembre participamos en la jornada de contraste del Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi en Biskaytik (Getxo). Junto con otras 66 personas, algunas de las cuales eran ya conocidas en los periplos profesionales independientes de los miembros de eCivis, estuvimos debatiendo sobre el contenido del documento, los elementos que faltaban y los aspectos a desarrollar.

logo

El proceso de gestación de este documento, del que sinceramente esperamos algo más que un simple entregable más, nació de la mano de Lehendakaritza y el Departamento de Administración Pública y Justicia de Gobierno Vasco, enfocando su desarrollo desde la idea de la necesaria participación pluridisciplinar de diferentes agentes y colectivos, que pudieran aportar iniciativas de interés en esta cuestión, tan necesaria para generar valor público responsable.

La necesidad de este documento y sus eventuales aplicaciones futuras, es más que evidente. En una sociedad como la actual, donde la democracia se pone en cuestión merced a unas prácticas totalmente reprochables que son reflejo de la sociedad en que vivimos, se demanda más comunicación, más participación y más transparencia en la toma de decisiones públicas. Ya no vale con ser, hay que estar y dejarse ver. Nos referimos a la ciudadanía, y también a la cosa pública. Las nuevas tecnologías no dejan resquicio para el escaqueo, si se nos permite la expresión, y el papel de la ciudadanía en los procesos públicos es cada vez más necesario, y más imparable.

En este documento y la discusión y debate que lo han precedido, se parte de la definición de una serie de conceptos, entre ellos los de gobernanza eficaz y participación ciudadana. Claves a nuestro entender de toda democracia que se precie, más aún si cabe de una democracia en su versión 3.0.: participación, transparencia, comunicación, tecnología…

Nos ha gustado la identificación de la participación ciudadana como un proceso de aprendizaje y desarrollo personal y colectivo, porque implícitamente conlleva a una serie de necesidades de la sociedad, aún no cubiertas. Alcanzar los objetivos de este Libro Blanco supone aceptar sus compromisos con honestidad y arrojo, es decir, dispuestos a desterrar prejuicios y falsas creencias sobre lo bueno o lo malo que puede suponer la intervención de la ciudadanía, su participación activa, en lo público. Lo que no deja de resultar paradójico (lo de los prejuicios decimos), si es que hablamos de democracia. A dónde hemos ido a parar…

El Libro Blanco promueve dos grandes aspectos para avanzar en un modelo de participación y colaboración:

  • Construir lo público desde lo colectivo. Promoviendo una cultura participativa que se base en la colaboración entre ciudadanía y Administración.
  • Empezar por lo concreto, a través de cinco ámbitos (en principio), de acción política: Salud, Medio Ambiente, Cohesión Social, Aprendizaje y Desarrollo Económico.

A su vez, entiende que una serie de valores son indiscutibles para poder avanzar en su despliegue y seguimiento, en condiciones de eficacia: inclusividad, transparencia, cooperación, innovación. Todo ello desde un esquema de redes de comunicación que no pueden perder de vista ni las tecnologías ni sus agentes tractores.

Esperamos que este encuentro, junto a otros, sirva para fomentar la participación de la ciudadanía en los procesos de políticas públicas. Es decir; el ejercicio de la democracia real participativa. Lo cierto es que la cosa pública debe “sin paliativos” remontarse a los orígenes de la politica. A donde hemos llegado, …!

Por qué participar

Nos indignamos.

Últimamente, con mucha frecuencia.

Eternas discusiones de café, interminables peroratas en la parada del autobús. Pantomimas virales en las redes sociales que refuerzan nuestra indignación colectiva.

¿Y? ¿Basta con esto?

No.

blackboard-398453_1280

De nada sirve esta indignación si no sabemos canalizarla. Y la realidad tal vez es eso, que no sabemos canalizarla. Porque las habilidades para comprometernos, participar, promover, se han quedado fosilizadas en una infancia tal vez demasiado preocupada por prosperar, por competir… y poco más.

Si queremos que esta sociedad sea mejor, empecemos por nosotros mismos. Empecemos por lo local. Empecemos por participar en nuestro vecindario, en la asociación del colegio de nuestras hijas e hijos, en las campañas de apoyo de nuestro municipio. Porque solamente con las pequeñas cosas se comienza a construir algo grande.

Participemos.

IV Encuentro de Bloggers de Getxo

group-488981_1280

El próximo sábado 22 de noviembre se celebrará la VI Edición del Encuentro Anual GetxoBlog. Una vez más se darán cita bloggers de diferentes ámbitos, de Getxo y más allá, en el Centro de Conocimiento de BiscayTIK, en la finca Bake Eder de Getxo.

En este caso, el lema del encuentro es “101 bloggers soñando en Getxo”, y persigue entre otros objetivos, acercar Internet a la ciudadanía. Un propósito muy interesante y muy en la línea de eCivis, en tanto que consideramos que el espacio de Internet es un entorno con muy interesantes opciones para promover e incentivar la participación de la ciudadanía.

De hecho, allí estaremos, exponiendo a los asistentes nuestro concepto de emprendimiento como estrategia de empoderamiento de nuestra juventud, entendido como una actitud ante la vida imprescindible para poder afrontar de manera eficaz y adecuada los retos que se irán presentando a lo largo de su vida, en lo personal y en lo profesional.

El programa de actividades es el siguiente:

– 9.30. Registro de participantes.

-10.00. Mesa Inicial. Agradecimientos, apertura a cargo del Ayuntamiento de Getxo, y entrega de los Premios Getxoblog, Harea & Ur.

– 11.00. Mesa de Trolls.

– 11.20. Mesa de Gastronomía, coordinada por Fernando Canales Etxanobe. Tras esta mesa se ofrecerá una cata de aceites, panes y salmorejo. Precediendo la degustación de la foto phooning de grupo, ya tradicional en este tipo de eventos.

– 12.10. Mesa de Aprendizaje Solidario.

– 12.50. Mesa Blogueras. Nosotras contamos.

– 13.30. Mesa Debate Político.

Networking y comida de cierre en el Restaurante Tamarises.

Lo que Peppa Pig nos enseñó sobre el emprendimiento y otras cosas

No sé si os habéis dado cuenta, pero últimamente los dibujos animados promueven un utópico mundo de seres con elevadas competencias, extremos en inteligencia emocional, y rotundos en conciencia social. No sé si esto lo he visto porque en eCivis buscamos siempre la doblez de lo que vemos, o porque estamos ya un poco pasadas de rosca con esto de la ciudadanía, el emprendimiento y las competencias, o una mezcla de las dos cosas.

La cuestión es que los personajes de las series de dibujos animados pueden darnos más de una lección sobre el trabajo en equipo, la participación del colectivo para construir, el emprendimiento, la resistencia al fracaso.

Ejemplos hay varios. Y en el título mencionamos a Peppa Pig, aunque podría ser cualquiera. Pero como lo de Dora la exploradora ya está muy explotado, hemos optado por esta entrañable cerdita y su entorno animalario, para explicar esta desorbitada reflexión.

Peppa Pig vive en un entorno que se supone de pocos habitantes. Todos se conocen al menos. Y todos están dispuestos a ayudarse unos a otros para procurar un mundo mejor:

  • ¿hay goteras en el colegio? Pues se hace una consulta a los alumnos y entre todos se organiza un festival para recaudar dinero. Son los alumnos los que aportan ideas para dinamizar el festival. Y todos participan y se mojan, sin excepción.
  • Hay más alternativas que la tele (y por extensión, que la Tablet y sus aledaños). La puesta en valor del juego como instrumento para la creatividad y la innovación. Peppa Pig y su familia montan una carrera de coches en plan goitiberas que se montan en un pis pas, con opciones de participación para todos, sin distinción de género, cerdo o cerda qué más da.
  • Y una enorme lección de cómo solucionar los conflictos, incluso los internacionales. Un poco exagerado, pero bueno, hay que verle el fondo al asunto… Cada animalillo representa un país, y como no podía ser de otra forma, terminan por no entenderse, porque no hay nada que la música y el diálogo no puedan resolver.

Puede parecer descabellado, pero os invitamos, especialmente a aquellos que tengáis hijos y que seguro que lo tenéis más a mano, que visualicéis estos vídeos desde otra perspectiva. Quién sabe, a lo mejor nos enseñan muchas más cosas que tantos afamados gurús, y además con una sonrisa…

Des-interoperabilidad…

En el tema de la Interoperabilidad hay grados, pero el más básico, consolidado y con dos canales: html y soa (punto 3º del anexo), es el servicio puesto por la DGP al resto de las administraciones para que la ciudadanía no tuviera que entregar fotocopias del DNI.

Pues bien, el mes pasado, 31/3/14, se publica en el BOE unas becas del CSIC – Centro Superior de Investigaciones Científicas, del Ministerio de Economía y Competitividad. Ref CVE: BOE-A-2014-3460 , y aún se sigue pidiendo la fotocopia del DNI (ver punto 5.a)

Pensamos que en  algunas administraciones, ayuntamientos pequeños esencialmente, se les podría permitir esto, pero en un centro superior de investigación, y solicitando fotocopias del dni a los universitarios del país, no dice nada bueno de ese recorrido hacia la interoperabilidad de las administraciones.

Confiemos en la providencia.

¿Puede servir la administración electrónica para…?

A principios del mes pasado leímos una noticia (una más), sobre usurpación de dinero público.

Aparentemente nada nuevo a lo ya tristemente estamos acostumbrados. Cómo es posible, hoy en día, que unos pillos dejen un pufo a la administración de más de 30M€ utilizando sellos de caucho, clichés, plantillas, ….. para falsificar los documentos que justifican estar al corriente del pago con la seguridad social. Pues parece ser que sí.

En esto hay dos posibilidades:

1/ Que la seguridad social, organismo competente, emite estos certificados sin CodigoVerificacion; y así los sellos y plantillas dan valor a algo que fácilmente se puede apañar.

Teniendo en cuenta que la vida laboral se puede obtener con nuestro certificado electrónico. Devuelve un pdf que no está firmado, y tampoco tiene un CV-url donde corroborar el documento. No sería de extrañar que esos certificados no tuvieran ninguna referencia digital que permitiese cotejar la validez-origen del documento.

2/ Pero si tienen CV, estaríamos ante un escenario más triste donde las administraciones que reclaman estos justificantes, cuando disponen de ellos, no son capaces de comprobar estos certificados.

Tanto en el primer caso como en el segundo, nos encontramos ante un escenario de debilidad operativa de la administación donde un correcto uso de la administración electrónica pudiera acabar con estos pillos. Y en este caso, no se puede echar la culpa al pobre ciudadano incapaz de manejarse con el certificado electrónico.

Entonces: ¿Para qué sirve la Administración Electrónica?. Es obvio que es más que una nueva tecnología para que cuatro frikis se entretengan, y puede ser de gran ayuda para vertebrar el funcionamiento de una sociedad bajo el paraguas del juego limpio. De lo que tan necesitamos estamos.

La administración electrónica es cosa de DOS (y IV) – Combinar tradición, modernidad y utilidad

Imagen

Ya hemos comentado los puntos débiles de la ADMINISTRACIÓN ELECTRÓNICA, las costumbres de la gente en este área y nos queda por ver que hay aprovechable para tejer una relación electrónica sobre una base conocida, cómoda y con vocación de uso. A riesgo que alguna persona nos afee nuestra debilidad por el servicio Valide, tenemos que decir que no trabajamos ahí, ni hemos trabajado antes, ni tenemos ninguna relación con ellos, es más, ni siquiera sabemos quién da este servicio. Simplemente somos usuarios de sus servicios por su sencillez y por su coste (free).

Si hasta ahora los formularios se rellenaban en la mesa, por qué es necesario rellenar estos en línea, por qué no se puede crear un PDF, igual a las actuales solicitudes con campos rellenables para que las personas escriban desde una herramienta de escrito (ie: Adobe) los datos de la solicitud. Y lo más importante puedan comprobar y revisar, cuantas veces quieran lo que han escrito. Además, bien en el propio pdf, o en otro, se podrían aclarar los contenidos más problemáticos y así facilitar su comprensión y el contenido de la información (estos pdfs rellenables luego permiten recuperar, mediante software, la información introducida en ellos).

Cuando ya tenemos la solicitud correctamente rellena, ya solo nos queda su firma, o firmas. Es aquí cuando aparece la joya de la corona, Valide del 060.es. Este servicio ya lleva unos años funcionando y por tanto el proceso de consolidación, que todo software requiere, ya está superado. El cliente firma de Valide es un software que no necesita ni siquiera instalación. Es un fichero jar libre (clienteFirma.jar) que se descarga de la red ( https://valide.redsara.es/valide/downloadClienteFirma.html), se hace doble click sobre él y ya estamos dentro la aplicación. Más sencillo imposible. Si se le puede poner un pero es por la multitud de opciones que tiene para la firma, algo que se soluciona incorporando un nuevo perfil de ciudadano normal, además de los dos ya existentes: general y avanzado, con las opciones y formatos más aconsejables y así evitar confusiones con tanta posibilidad, o elaborando una pequeña guía de uso por el organismo de la tramitación correspondiente.

Además, ya se dispone de un portal (http://firmAElectronica.gob.es/) con todas las explicaciones, video incluidos, sobre los conceptos de la firma electrónica; y lo más importante, existe un centro de soporte consolidado con mucha experiencia donde te aclaran todo lo necesario. Otro servicio consolidado es el SAC de la FNMT con canal telefónico incluido.

Este cliente de firma permite firmar un documento por más de una persona y en momentos temporales diferentes. Esto es importante porque hay procedimientos administrativos que requieren la firma de ambos miembros de la pareja, o de todos los solicitantes, y en estos casos los actuales trámites administrativos online hacen agua.

Una vez cumplimentada y firmada la solicitud solo queda recopilar la documentación adjunta que se requiera. Pese a la interoperabilidad (dónde esta…), se siguen pidiendo documentos, y si queremos presentarlos en formato electrónico, no quedará otra que escanearlos. Después, la ordenamos en nuestra carpeta electrónica, y hacemos entrega de todo en la sede electrónica que corresponda.

La entrega puede ser con identificación electrónica, o sin ella, porque lo importante es que los documentos electrónicos que se van a entregar están firmados electrónicamente por la/s persona/s que corresponda. El formulario web debiera ser muy sencillo y ligero. Y al final el sistema tendrá que devolver un justificante de la entrega (acuse de recibo) indicando los documentos adjuntados y firmado por la administración con el ID de la transacción electrónica.

Es decir, el esfuerzo se orienta a rellenar correctamente la solicitud, a firmarlo por quién corresponda, y a conseguir los documentos que se requieren. Dejando el proceso de la entrega como algo importante pero residual, tal y como ocurre hoy en día en el canal presencial.

Así, las actividades habituales que se hacían antes se siguen haciendo, utilizamos la tecnología en unos ámbitos de comodidad y seguridad para el ciudadano, sin olvidar la simplificación de los sistemas online para el ciudadano. Y lo más importante, desterrando miedos para crear cultura y hábito en el uso de la firma electrónica. Además, la información que llegue en los pdfs rellenables de las solicitudes podrá ser recuperada por las aplicaciones internas de la administración.

Las mejoras en las relaciones sociales, porque en este caso se puede hablar de la sociedad en su conjunto, tienen que pivotar sobre modelos o prácticas consolidadas a lo largo de los años, e incorporar la tecnología en aquellos que fortalecen el modelo y resuelven problemas, porque un cambio radical del modelo requiere largos periodos de tiempo, con sus sacrificios, para su consolidación.

photo credit: <a href=”http://www.flickr.com/photos/shehan365/8394630603/”>shehan365</a&gt; via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a&gt; <a href=”http://creativecomm”>

La administración electrónica es cosa de DOS (III) – Otro enfoque es posible, y además necesario

Probablemente, en los años de la abundancia, no tan lejanos, nos animamos a crear soluciones informáticas completas, (y complejas), para dar cobertura al modelo de Administración Electrónica que se nos presentaba. Estos enfoques han creado escuela y hábitos en el diseño de estas soluciones, que serán difíciles de eliminar, como suele pasar con los hábitos.

Estos hábitos tienen relación con lo conocido históricamente de las aplicaciones de gestión. Sin olvidar, la cantinela que se escuchaba dentro de las administraciones sobre que los técnicos de la administración ya no tendrían que hacer nada, porque la ingente labor de registro de información ya no sería necesaria y las comprobaciones se iban a hacer también automáticamente. Pues bien, los hábitos del diseño y la orientación de la automatización total nos ha llevado a exigir unos formularios perfectamente rellenos, e incluso con nuevos contenidos que hasta ahora no había, y un incremento en la seguridad sobre quién entrega la información, algo que no se exige en el ámbito presencial (es normal ver a un mensajero, casco incluido, entregando documentos/solicitudes en los mostradores de los registros de entrada de las administraciones).

Por un momento, debiéramos recordar la esencia de la tramitación administrativa, sin componente electrónico, y su norma. Si hay algo fundamental en el derecho administrativo es el documento administrativo, sustento de toda actuación. Obviamente este documento tiene que estar firmado por la persona u órgano correspondiente. Hasta aquí nada nuevo; pero al trasladar estas exigencias al mundo electrónico, nos encontramos en casi todos los casos con que se exige rellenar la solicitud de forma on-line, incluidas validaciones ad Administración Electrónicaternum, adjuntar documentos electrónicos como justificantes, y firmar on-line dicha solicitud; y cuando se alinean todos los astros el sistema devuelve el acuse de recibo de esa entrega.

Hacer una solicitud al modo tradicional es algo más que conocido por la ciudadanía. No hay temor a acudir para ello a la administración, es más, hay una costumbre que roza ya la osadía. Ahí el quiz de la cuestión. Existe hábito, costumbre. Y el temor a cuestiones relacionadas con la seguridad, etc., quedan en un segundo plano. Porque hay confianza.

En un momento en que las herramientas para prestar servicios públicos electrónicos de calidad ya están en marcha y entendemos que rodadas y maduras, es importante solventar los escollos normativos que pueden hacer que esa forma de tramitar quede en un segundo plano. Precisamente porque al ser conocido el modo tradicional, y no esforzarse en generar un hábito entre la ciudadanía (no a título general, pero sí en bastantes casos), no termina de cobrar protagonismo.

La administración electrónica es cosa de DOS (II) – Por qué hemos llegado aquí

https://i0.wp.com/photos.foter.com/135/modern-times-4_l.jpg

¿Por qué los servicios públicos electrónicos expuestos a la ciudadanía tienen tan poco uso?

Más allá de los primeros momentos tecnológicos del DNIe, estos ya superados, pensamos que hay tres causas esenciales:

1. Los formularios a rellenar han sido diseñados y orientados por los puristas del dato.

Estas pantallas han sido definidas a la tradicional usanza de las aplicaciones de gestión, donde la pureza del dato (validaciones y más validaciones) es toda una marca de calidad de la información. Y esto, sin mencionar las codificaciones y clasificaciones de difícil comprensión hasta para aquellos que conocen el negocio.

Con ello se ha conseguido que conseguir un formulario con los datos exquisitamente informados se convierte en un proceloso camino que no quisiera Ulises, entre validación y validación, vuelta a empezar por errores, y hastío inconmensurable para el común de los ciudadanos, a la sazón la mayoría de todos nosotros. Que buscamos con estos servicios seguridad, sí, pero agilidad e inmediatez. Porque nuestro tiempo también vale lo suyo.

En definitiva, el diseño y comportamiento de estos formularios han sido, y siguen siendo, uno de los principales motivos que ha echado para atrás su uso.

2. El proceso de firma, con la descarga del applet, delays, permisos y demás zarandajas.

Sin olvidar que generalmente se rellena una o varias pantallas, y se firman esos datos, pero al sujeto no le queda ninguna constancia de lo que ha firmado. Solo se le entrega un acuse de recibo, y en el mejor de los casos una mención de los documentos entregados, pero el contenido de su solicitud, que es lo qué ha firmado, no se entrega.

Este proceso es uno de los más delicados y causa de la mayoría de los problemas de la tramitación electrónica. Y si lo combinamos con el asunto anterior de las validaciones, al final cuando no recibes el acuse de recibo no sabes cual ha sido el problema.

3. El método de medición del grado de disponibilidad electrónica de los servicios públicos, propuesto por la UE, no ha ayudado mucho a la hora de encauzar el camino hacia la Readministración Electrónica.

En concreto, cuando para llegar al nivel3-Bidireccional se pide que el ciudadano pueda, desde la web del organismo, iniciar online el procedimiento -rellenar el formulario- y luego personarse físicamente. Así se ha interpretado que, para llegar al nivel 4 y último de esta medición -todo electrónico-, es necesario haber superado el nivel 3 y disponer del formulario on-line. Por ello, pensamos, que el servicio de cumplimentación de formulario online se ha entendido paso necesario sin analizar otras posibilidades.

A estas conclusiones no se ha llegado por un análisis empírico -ya nos gustaría- sino por experiencias propias y ajenas de diferentes servicios en entidades públicas expuestos en la red. Por ello nos parece acertada, y hasta necesaria, que las administraciones hagan un análisis riguroso del comportamiento del usuario en su portal, si es que de verdad se quiere atinar mejor. Probablemente, las herramientas utilizadas en el marketing digital puedan dar respuesta.

Photo credit: Profound Whatever / Foter / CC BY-NC-SA

La administración electrónica es cosa de dos, y a uno no se le tiene en cuenta… ¿O sí? (I)

Imagen

El pasado año dejamos reflejo en este blog de la acertada reflexión de un miembro de la administración vasca, a la sazón Iñaki Ortiz, cuando se le preguntaba por el futuro de la Administración Electrónica. En concreto decía:

La administración del futuro será electrónica o no será administración.

Lo cierto es que el tiempo pasa y aunque se hacen muchas cosas, la ciudadanía no termina de verlas, o de usarlas, que para el caso es lo mismo. Hay que decir alto y claro a las administraciones (grandes y pequeñas) que la ciudadanía debe y tiene que ser agente activo en este proceso, ya que de lo contrario, no habrá administración.

La Administración Electrónica no puede quedarse en una alquimia que utilizan las administraciones de puertas adentro y que la ciudadanía usa “cuando se alinean todos los astros”. Aquí, como en otras cosas, está en juego el tipo de sociedad que queremos ser y como queremos funcionar: con la primera, o con la quinta marcha.

Los servicios expuestos a la sociedad necesitan de un nuevo enfoque, reflexionar sobre lo qué hay y lo qué se ha hecho, para replantearse el por qué son tan poco atrayentes, tan poco utilizados, por la sociedad en general. En ningún momento, pensamos que se tenga que inventar nada más -ya se ha inventado bastante- sino en dar vida/uso a lo bueno existente y olvidarnos de lo inútil. Y, sobre todo, estrujarse la sesera en plantear soluciones sencillas, comprensibles y aprovechar así para crear rutina en la forma de operar en la red con la administración.

Esta es nuestra propuesta. En nuevos post plantearemos el por qué hemos llegado aquí, y que otro rumbo pudiera ser más aconsejable.