La Colmena, pasito a pasito por una vida saludable

La Colmena que Dice Sí” es una iniciativa de consumo local que une a la producción de proximidad con las y los consumidores. El modelo de este interesante proyecto tiene sus orígenes en Francia en el año 2011, y se instala en España en 2014 en la zona de Cataluña, extendiéndose a toda velocidad por el resto del territorio. Es un movimiento en expansión, plenamente vinculado al empoderamiento de la ciudadanía desde su entorno local, buscando, a nuestro entender, diferentes objetivos:

1. Favorecer la economía local frente a las grandes corporaciones de distribución.

2. Lo que, a la larga, revierte en un entorno socioeconómico de proximidad más amigable y cívico.

3. Permite generar pautas de consumo responsable y alimentación saludable.

4. Es una iniciativa muy atractiva para generar redes y sinergias con otro tipo de colectivos e iniciativas que ya están trabajando en alternativas de vida saludable, entendido este concepto desde un punto de vista amplio.

La dinámica es muy sencilla. La persona responsable de la Colmena digamos que centraliza en su espacio el punto de encuentro entre las personas que producen en un entorno próximo, y las que van a consumir. Periódicamente se ofrece la muestra de productos disponibles, siendo factible realizar el pedido online, y pasar a recogerlo en el día/hora establecido. Este momento no es una mera operación de compra sino que, por el contrario, se entiende como un momento para entrar en contacto directo con quienes nos venden y con quienes nos compran. Creando así esos lazos de consumo local que poco a poco hemos ido perdiendo. Lástima.

En Getxo estamos de suerte. A la Colmena ya disponible en la zona de Romo, se está proyectando lanzar otra, a partir del mes de septiembre, en la zona de Andra Mari.

Desde eCivis entendemos que es un proyecto muy atractivo, ya que según hemos visto, admite actividades e iniciativas complementarias a la simple intermediación de compraventa, todas dirigidas al objetivo mencionado de vida saludable, revitalización socioeconómica a nivel local, consumo responsable… Objetivos todos ellos necesarios porque la ciudadanía, para empoderarse, debe hacerlo desde lo local, potenciando y defendiendo aquello más cercano que conforma su identidad. Y una forma de conseguirlo es esta, la del consumo local, saludable y responsable.

Seguiremos con atención la evolución de estas Colmenas, que a buen seguro darán lugar a nuevas e interesantes sinergias.

Europeando, II edición: te esperamos en septiembre

Uno de los propósitos perseguidos desde eCivis es empoderar a las personas desde el conocimiento. Se trata de promover debates, de suscitar la reflexión para, a partir de ahí, ser capaces de tomar decisiones y de entender nuestra realidad con un espíritu crítico.

En ese objetivo, el año pasado estrenamos la iniciativa Europeando, un proyecto de sensibilización y divulgación sobre el proyecto europeo dirigido a colectivos ciudadanos diversos, ejecutado con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

La edición de este año: el Pilar Europeo de Derechos Sociales

Este año no hemos tenido suerte en la adjudicación, pero mantenemos nuestro propósito de divulgar, motivo por el que lanzamos una segunda edición, con un tema clave como es el Pilar Europeo de Derechos Sociales. Un gran desconocido de lo europeo, pero con impacto real y directo en nuestra vida cotidiana.

Esta edición será algo más modesta, pero mantenemos el mismo empeño e ilusión.

Modesta porque no podremos realizar los talleres educativos en centros escolares, esos encuentros que tanto nos gustan por lo que entrañan de aprendizaje recíproco. Queríamos hacerlos también en euskera y no hemos conseguido financiación para pagar a la persona fichada para ello, Jone Elizondo, excelente profesional relacionada con el proyecto europeo y que no perdemos de vista para poder trabajar juntas en otra ocasión. Una lástima, porque los talleres del año pasado fueron una experiencia estupenda para ambas partes y con resultados tangibles.

Lo que sí vamos a hacer son los cafés conversatorios, en un doble formato:

. Por un lado, el viernes 28 de septiembre, organizaremos una comida coloquio en Getxo (en espacio a determinar), donde contaremos con la presencia de la europarlamentaria Izaskun Bilbao, quien amablemente ha accedido a participar y a colaborar con nosotras, una vez más.

. Por otro lado, el miércoles 3 de octubre, en la Kultur Etxea de Romo, y en horario de 19.00 a 20.30, celebraremos un café conversatorio sobre el Pilar Europeo de Derechos Sociales presentando experiencias prácticas desde nuestro entorno local, con la participación de:

  • MARIA DOLORES GOITIANDIA, Consejera por Bizkaia de la Red Eures, Red de cooperación para el empleo y la libre circulación de personas trabajadoras.
  • JOSEBA GAYA, Responsable del área de personas sin hogar de Cáritas Bizkaia. Portavoz de la plataforma por la inclusión residencial y las personas sin hogar de Bizkaia –BesteBi.
  • JOSE LUIS BEZANILLA, Técnico y Coordinador de Lanzaderas de Empleo y Emprendimiento Solidario.

Seguiremos informando en nuestros perfiles de redes sociales y en medios de comunicación, no te lo pierdas y participa.

Coeducando en Igualdad, 3ª edición

La vuelta de vacaciones viene plagada de actividades organizadas desde nuestra asociación.

Para ir calentando motores, os adelantamos que a partir de septiembre ponemos a disposición de los centros escolares de Getxo la III Edición de la campaña “Coeducando en Igualdad”, una iniciativa realizada con el apoyo del área de Igualdad del Ayuntamiento de Getxo y ejecutada con la colaboración de la Escuela de  Teatro Utopian.

“Coeducando en Igualdad” es una iniciativa cuyo objetivo es educar y sensibilizar a niñas y niños de edades comprendidas entre los 6 y 8 años. Se trata de formar desde la infancia en valores de igualdad, en actitudes y comportamientos  que fomenten el equilibrio de poder, la corresponsabilidad, el reparto equitativo en los ámbitos privados y públicos de mujeres y hombres y, sobre todo, en la sensibilización para desmarcarse de estereotipos sexistas que fundamentan la desigualdad de géneros y que dan como consecuencia la violencia contra las mujeres.

Para ello, este año ofrecemos 6 sesiones, de una hora de duración, en castellano y en euskera, donde abordaremos diferentes temáticas con la dinámica del teatro forum:

  1. El cuerpo: su diversidad
  2. Las tareas domésticas
  3. El patio del colegio
  4. Los regalos
  5. Conociendo mi cuerpo
  6. Gestionando las emociones

Los actores y actrices, en cortos sketches, escenificarán situaciones en las que se pongan de manifiesto comportamientos discriminatorios, sexistas, en los que se perciban micro-machismos… Se buscará la reflexión y el debate, que sean las niñas y los niños quienes asuman los roles de los actores y actrices cambiaran el final del sketch, de la historia. Esta técnica visual y participativa es la mejor herramienta para introducir valores e influir en los niños y niñas en la transformación de roles y estereotipos sexistas.

Al término de cada sesión, desde eCivis haremos una evaluación para identificar nuevas necesidades, elaborando de esta forma un informe de necesidades específicas de los centros educativos de Getxo, para dar traslado del mismo al Ayuntamiento. Y ser el germen de esta manera, de futuras iniciativas pensadas para construir una ciudadanía igualitaria en todos los ámbitos.

Si eres un centro educativo de Getxo y te interesa, contacta con nosotras en el 620237036, o en info@ecivis.eus. No hay muchas sesiones, así que…

 

Las Huellas del Patrimonio, en julio también en la RKE

Como ya hemos avanzado en redes sociales, la Romo Kultur Etxea amplía el plazo de nuestra exposición “Las Huellas del Patrimonio” durante todo el mes de julio. Un recorrido por elementos emblemáticos de nuestro patrimonio, el local y el europeo, a través de diez huellas de vinilo disponibles en el hall del Aula de Cultura.

La exposición, enmarcada en los actos de conmemoración del Día de Europa bajo el contexto de la declaración de 2018 como Año Europeo del Patrimonio Cultural, nos permite conocer diferentes perspectivas a la hora de contemplar el patrimonio, con la tecnología como medio. Y es que, en efecto, un QR disponible en las fotografías nos permite tener información complementaria sobre el contenido de cada una de las huellas.

En la exposición podrás ver fotografías relativas a:

  1. Qué es el Año Europeo del Patrimonio Cultural
  2. Puente de Bizkaia, 125 años
  3. Hericoast: redes europeas de apoyo al Patrimonio
  4. Patrimonio construido de Bizkaia
  5. Patrimonio natural y paisajístico de Bizkaia
  6. Galerías Punta Begoña
  7. Itinerarios literarios (Pinilla y Wallander)
  8. Patrimonio de Getxo
  9. El mar, escenario de nuestro patrimonio cultural
  10. Paisaje industrial, patrimonio de Bizkaia

La exposición ha sido posible gracias al apoyo del área de Promoción Económica del Ayuntamiento de Getxo, y la Dirección de Cultura de la Diputación Foral de Bizkaia, y cuenta con el Alto Patrocinio del Parlamento Europeo y el sello del Año Europeo del Patrimonio Cultural.

No te la pierdas. Visita la Romo Kultur Etxea y conoce nuestra exposición. Esperamos tus opiniones y sugerencias con el hashtag #EuropeForCulture y #GetxoEuropa.

La Encartada, la Fábrica Museo

El pasado viernes 15 de junio disfrutamos de la segunda comida-coloquio, en el marco de “Los Encuentros de eCivis“, una iniciativa que hemos lanzado este año y que tiene como objetivo promover diálogos y encuentros informales entre la ciudadanía, a partir de un tema concreto. Si en febrero charlamos sobre STEM y mujer con Beatriz López, en esta ocasión hemos charlado sobre patrimonio cultural, igualdad de género y educación con María José Torrecilla, técnica de conservación y responsable del programa educativo del Museo Fábrica La Encartada.

En el espacio de la Escuela de Hostelería de Fadura, unas 15 personas mantuvimos una charla interesante y distendida sobre la preservación de nuestro patrimonio, la necesidad de su conservación, la necesidad de su puesta en valor y conocimiento por parte de la ciudadanía, especialmente por parte de la juventud; así como la necesaria implicación de la clase política y de las administraciones, en ocasiones más preocupadas por la rentabilidad político-económica a corto plazo más que por la preservación de elementos sustanciales para entender nuestra identidad, nuestro presenta y nuestro futuro.

María José Torrecilla es una mujer implicada y enamorada de su trabajo. Es de esas personas con las que al hablar te da el subidón y te entran ganas de hacer cosas. Escucharle hablar de La Encartada era como retrotraerse en el tiempo y ver sus máquinas a pleno rendimiento, una fábrica textil que supuso

una revolución en su momento, y que, en lo que se refiere a la construcción de modelos de igualdad entre hombres y mujeres, puso también su granito de arena, impulsada por las necesidades del sector en muchos casos. Pero ahí quedó.

El debate en los cafés nos dejó algunas frases para la reflexión, y que no por ya haberlas oído en otros espacios, no dejan de ser necesarias en su reiteración:

  • La función de los museos es la educación de la sociedad. En efecto, el museo puede ser un soporte tan bueno como cualquier otro para educar, y no sólo en aquello que expone o contiene, sino también sobre igualdad. Esto adquiere especial relevancia en este tipo de museos, referidos a la industria, y en concreto y por lo que se refiere a La Encartada, en un sector como el textil, con una presencia significativa de mujeres en su plantilla.
  • El museo debe ser un elemento inclusivo de la comunidad, trabajando para ella, pero también con ella. Esto es así en el caso de La Encartada, donde el pueblo de Balmaseda se implica en los actos de teatralización de una jornada en la fábrica, el domingo más próximo al 8 de marzo. No os lo podéis perder.
  • El patrimonio hay que moverlo. Hay que sacar el patrimonio a la calle, darlo a conocer a la ciudadanía.

Sin duda, María José Torrecilla y La Encartada hacen gala de este trinomio y lo llevan a la práctica en las diferentes actividades que explicó en la comida-coloquio, y en las que esperamos poder participar en breve. De momento, nos llevamos el obsequio de La Encartada y María José, un maravilloso libro sobre el Museo, y la invitación a acudir al mismo.

Desde aquí os invitamos a no perder la oportunidad de visitar el Museo Fábrica La Encartada, así como de otros muchos espacios de nuestro patrimonio cultural, que conforman nuestro paisaje y nuestra identidad.

Equidad y Excelencia

Esta semana se ha hecho viral el discurso pronunciado por un chaval de 19 años, durante la entrega de los Premios Extraordinarios de ESO, Bachillerato, FP y Enseñanzas Artísticas Profesionales de la Comunidad de Madrid.

El chaval es Francisco Tomás y Valiente, brillante alumno de Filosofía y Políticas y nieto del malogrado jurista, que cargó con una exposición transparente contra el sistema educativo, frente a la clase política allí presente para la foto de turno.

 

La calidad educativa no puede reducirse a la excelencia académica. Porque comporta otro elemento, la equidad.

Excelencia, equidad, calidad. Si unimos estas tres palabras la proyección de cuál podría ser nuestro modelo educativo es esperanzadora. Un modelo donde se respete a las personas, donde se apoye el talento y las capacidades, en sus diferentes manifestaciones, reconociendo la riqueza de la diversidad, generando conocimiento. Un modelo donde las circunstancias personales, familiares, económicas, no sean un obstáculo para el talento y para el progreso.

A priori, parece una quimera. Y seguro que más de uno y de una me va a tildar de buenista y hippie, porque ya me lo empiezan a llamar. Pero es que personalmente no creo que alcanzar este triunvirato sea una cuestión solamente de dinero, aunque está claro que ayuda, y mucho. Quiero decir, que un sistema avanzado de becas contribuye a la mejora significativa de lo que tenemos, pero me da la sensación de que hace falta algo más. Más allá (o además) de dotaciones económicas y de proyectos educativos atomizados nacidos de personas también buenistas 😉 (como dirían algunos y algunas).

 

Un modelo de excelencia y equidad debe ser un modelo de transversalidad social.

Un modelo global por tanto, no limitado a la educación. Porque la cuestión es que la educación debería tratarse de manera transversal en todas las políticas (y esto no lo digo yo). Y así, con esa perspectiva, podríamos plantearnos lo que nos propone este chaval.

Un modelo donde las personas sean valoradas por su talento, por sus capacidades. Que sea una cuestión de calidad, no de cantidad. Donde no se cercenen las iniciativas individuales en aras de lo políticamente correcto, ni se tergiverse la realidad moviendo a las familias a una vorágine de hiperactividad que, desde mi experiencia de madre, roza el ridículo, el absurdo y lo antieconómico en muchos casos.

Un modelo donde la posición, las circunstancias personales y familiares, no sean ni lastre ni trampolín. Un modelo donde la primera lección sea la riqueza de la diferencia y la diversidad de las personas, que es lo que nos hace maravillosas.

Excelencia y equidad. Suena a buenismo, tal vez. O a utopía (la palabra también me vale). Pero por lo menos nos hace pensar. En fin, que tal vez no conduzca a nada tangible y material, pero mueve (por lo menos a algunas personas), a hacer algo por intentarlo. Y eso, desde luego, ya es un paso.

Patrimonio y Género: educar desde el museo

El próximo viernes 15 de junio invitamos a la ciudadanía de Getxo a participar en una nueva comida debate, en la Escuela de Hostelería de Fadura.

En esta ocasión contaremos con la participación de María José Torrecilla, técnica de conservación y responsable de programas educativos y de divulgación del museo Fábrica La Encartada. Historiadora, arqueóloga y experta en patrimonio histórico y tecnológico, es autora del proyecto de musealización de la Fábrica.

Nos propone un tema de debate muy interesante y actual, bajo el título “Patrimonio Cultural e Igualdad de Género: educar desde el museo”. Desde La Encartada se están acometiendo propuestas muy atractivas en este ámbito, para poner en valor la capacidad pedagógica del patrimonio en la consecución de una sociedad más justa y equitativa.

Te invitamos a este encuentro, el viernes 15 a las 14.30, con un menú del día de 15 euros (IVA incluido), y un debate que no te puedes perder en los postres/café.

Apúntate en el 620237036 o en info@ecivis.eus.

Te esperamos.

 

Patrimonio Oculto, itinerarios culturales y demanda ciudadana

2018 ha sido declarado Año Europeo del Patrimonio Cultural. El propósito de la celebración es animar a la ciudadanía a descubrir y explorar el patrimonio cultural, y a reforzar un sentimiento de pertenencia común europea. Una oportunidad fantástica, por tanto, para poner en valor el patrimonio que tenemos en nuestro entorno y dar a conocer a la ciudadanía lo que representa este elemento en nuestras sociedades, más allá de lo edificado y lo construido. El patrimonio como factor de construcción de identidades desde la diversidad. En suma, la esencia del proyecto europeo.

En este contexto, y con el bagaje de las Jornadas Europeas del Patrimonio, la Diputación Foral de Bizkaia ha organizado en 2018 unos itinerarios para conocer nuestro patrimonio oculto. Más de 35 actividades excepcionales a lo largo del año para invitar a la ciudadanía a redescubrir aspectos ocultos del patrimonio cultural de Bizkaia.

Esta iniciativa, atractiva y necesaria sin duda, perseguía los siguientes objetivos:

  • Organizar visitas a lugares que normalmente no están abiertos al público o son difícilmente accesibles.
  • Hacer hincapié en la labor de recuperación y restauración del patrimonio cultural.
  • Redescubrir elementos que habitualmente no consideramos patrimonio.
  • Visibilizar el patrimonio que ha sido deliberadamente silenciado.
  • Destacar efemérides que hacen de 2018 un año fundamental para nuestro patrimonio cultural.

Sin embargo, aunque la misión ha sido loable, el acceso limitado a las visitas ha dejado fuera a muchas personas interesadas en participar. Una cuestión sin duda para el debate, puesto que una oportunidad así tenía que haberse abierto mucho más. Se ha puesto el caramelo en las manos de la ciudadanía pero no hemos podido saborearlo en condiciones. 30 plazas de aforo para participar se nos ha quedado pequeño, y muchas personas interesadas se han quedado fuera. Para conseguir motivación y compromiso, es necesario una previsión más ambiciosa y realista. ¿Esperamos al siguiente año tal vez? Seguro que sí.

IV Edición del Día de Europa: patrimonio cultural, puente entre el pasado y el futuro de la ciudadanía de Europa

Los días 8 y 9 de mayo celebramos la IV Edición del Día de Europa, con el apoyo del área de Promoción Económica del Ayuntamiento de Getxo y el área de Cultura de la Diputación Foral de Bizkaia. Este año, hablamos sobre patrimonio y turismo sostenible, en el marco de la declaración de 2018 como Año Europeo del Patrimonio Cultural.

La celebración del Día de Europa en Getxo se concibe como una oportunidad para debatir y reflexionar, desde experiencias prácticas, sobre cuestiones que interesan a la ciudadanía de Europa. No es por tanto, una efeméride centrada en la Unión Europea, sino en un momento de encuentro y reflexión entre personas que vivimos en Europa.

Este año, hablar sobre patrimonio, turismo y desarrollo sostenible, se ha revelado como un elemento de enorme peso, con una transversalidad desconocida para nosotras.

Día de Europa Getxo 2018

Durante la jornada del día 8, se presentó la visión general de lo que supone el Año Europeo del Patrimonio Cultural, a partir de la experiencia y del conocimiento de representantes institucionales del Ayuntamiento de Getxo (Ignacio Uriarte), de la Diputación Foral de Bizkaia (Andoni Iturbe), de Gobierno Vasco (Mikel Antón), y del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Augusto Paramio). Fue un encuentro interesante, por lo que supuso de punto de partida con respecto a la sesión del día siguiente, y porque permitió a muchas de las personas asistentes el tomar conciencia de los programas a nivel europeo en los que el foco en el patrimonio representa un valor añadido en el proyecto.

La jornada del día 9 se centró en experiencias prácticas. Una jornada intensa, emocionante, con presentaciones que iban a lo emocional, a los sentimientos. Porque el patrimonio forma parte de las personas, identifica nuestro pasado, proyecta nuestro futuro. Por eso, durante las ponencias, se abordaron temas trascendentales a cualquier sociedad, como es la necesidad de la educación y el conocimiento, en este caso en torno al patrimonio, para sembrar la cultura del respeto y la sostenibilidad.

Se puso sobre la mesa la encrucijada del turismo y el desarrollo económico, frente a la necesidad de respetar y conservar nuestro patrimonio. Estamos ante un binomio complicado, así reconocido por algunas de las personas que participaron como ponentes.

Gracias a Nekane Irusta, que nos enseñó Lea Artibai, el proyecto Hericoast, y cómo hacer de la recuperación del patrimonio, un recurso turístico. Marta Uriarte, Urko Balciscueta y María Peraita, nos hicieron vibrar con el Puente de Bizkaia y las Galerías Punta Begoña respectivametne. Dos representaciones emblemáticas del patrimonio getxotarra que guardan elementos cruciales de nuestra historia. Petra Rundqvist vino desde Suecia para hablarnos de los itinerarios literarios basados en Wallander, personaje inmortal creado por Mankel. Sus reflexiones fueron de gran utilidad en la jornada que tuvimos con ella y el área de turismo de la Dpiutación Foral de Bizkaia. Jon Rivas nos dio una visión rompedora del patrimonio, observándolo desde la bicicleta que hace kilométros en el Tour de Francia o en la Vuelta Ciclista. Personalmente me encantó su exposición, los detalles del enfoque… Y cerramos con Libe Fdez. Torróntegui, directora de Reharq, que nos contó el maravilloso proyecto de definición de itinerarios culturales que se está trabajando en Getxo para poner en valor nuestro patrimonio. Sí, tiene razón, hay todavía muchas cosas que no conocemos de los edificios, de los lugares, del entorno en el que vivimos.

Si nos fijamos, en estas experiencias se han dado cita elementos fundamentales en nuestra vida cotidiana: educación, cultura, emprendimiento, ocio, deporte… Todos han girado en torno al patrimonio, y todos han encontrado en él un elemento tractor.

Sin duda, el patrimonio cultural es un elemento que nos une, sin importar las fronteras. Intercambiar experiencias del patrimonio es construir la identidad cultural de Europa, huyendo de postureos, bajando a lo concreto, llegando a la ciudadanía.

Más allá del Año Europeo del Patrimonio

Después de las mesas redondas celebradas la semana pasada en torno al Día de Europa, cerramos el ciclo de firmas invitadas con la participación en esta ocasión de María Peraita Tajadura, Arquitecta investigadora en el Grupo de Investigación en Patrimonio Construido (GPAC) y en la Cátedra UNESCO de “Paisajes Culturales y Patrimonio” de la UPV/EHU, y que participó como una de nuestras ponentes en la mesa del día 9 de mayo. Desde aquí nos gustaría agradecer de corazón su colaboración intensa con eCivis en los preparativos del evento del Día de Europa. Sus consejos fueron vitales para adentrarnos en el mundo del patrimonio cultural sin la osadía de la ignorancia. Eskerrik asko.

_________________________________________________________________________________________

Este año, como cada año, la Unión Europea ha decidido poner su atención sobre un aspecto determinante a la hora de reforzar la identidad europea. Y así, del mismo modo que lo fueron el desarrollo, la ciudadanía, el diálogo intercultural o la creatividad y la innovación, en 2018 el foco apunta directamente al patrimonio cultural como una pieza clave e ineludible en esta construcción de Europa.

Europa, Patrimonio, Diversidad

La pertinencia de este reconocimiento no puede pasarse por alto, del mismo modo que tampoco pueden obviarse algunos de los postulados con que se justifica esta elección. Europa habla de patrimonio y lo hace reconociendo su diversidad, sus múltiples valores y su papel en el refuerzo de la identidad social, consciente de su potencial para la cohesión y de su fuerza integradora en un momento en el que el concepto-Europa parece diluirse en un mar de identidades locales. Para ello, recurre y mantiene vivos aquellos mensajes ya recogidos en algunos documentos internacionales, cuando hace años se definían los principios para la conservación y restauración del patrimonio edificado, en una carta firmada en Cracovia, desde la perspectiva de la pluralidad social y la multiplicidad de valores: el patrimonio es testigo de la historia y es memoria de los pueblos.

Superamos con ello ideas limitadoras que definían las construcciones como espacios inertes, estáticos, meros contenedores de movimientos y reconocemos que constituyen lugares únicos, vividos y vivos, cambiantes, que evolucionan con el tiempo como consecuencia de las relaciones humanas que se establecen en su seno. Lugares que son así interpretados, percibidos y valorados de distinto modo según los ojos de quien los mire. Lugares que son mucho más que piezas de museo, suponen libros abiertos donde cada época es una página más en este relato común.

Patrimonio cultural, constructor de nuestra memoria colectiva

Por ello, sólo desde su reconocimiento colectivo, el patrimonio será sostenible en el tiempo. Sólo desde el apoyo ciudadano podrá convertirse en un verdadero recurso social… y, por ende, económico –recurriendo al aspecto más pragmático de la cuestión que nos ocupa y que es, precisamente, la que garantiza su conservación-. Y precisamente por ello debemos tener presente que, en este afán por celebrar y festejar, no podemos olvidar que pasado 2018 el patrimonio cultural seguirá conformando nuestra memoria, del mismo modo que conformó la de nuestros antepasados y antepasadas y, sólo si nos implicamos con él, la de generaciones futuras.