Los encuentros de eCivis: compartiendo experiencias de vida saludable en Getxo

El pasado miércoles 12 de diciembre finalizamos los encuentros de eCivis que este año han versado sobre vida saludable. Desde el mes de septiembre y a lo largo de cuatro sesiones, hemos hablado de cómo llevar una vida más sosegada, más tranquila, más saludable, desde diferentes puntos de vista: la alimentación, la actividad física o el estado mental. Terminando el pasado miércoles, con las fiestas navideñas en ciernes, para reflexionar sobre cómo abordar esta época del año, para muchas personas sinónimo de excesos sin fin.

Para cerrar esta tercera edición de los encuentros saludables, nos reunimos algo más de una docena de personas en el Mercado de Algorta, un espacio con un potencial a nuestro juicio poco aprovechado e infravalorado. Ya que además de contar con personas interesadas en ofrecer productos de proximidad y de calidad a las vecinas y vecinos de Getxo, cuenta con unas instalaciones muy atractivas para realizar actividades como la que hicimos nosotras, pero también para cualquier otra que permita aunar vida saludable, consumo en nuestro entorno local y en definitiva, compromiso con la comunidad. Algo oímos en el debate posterior sobre la posibilidad de instalar en el mercado puestos de productos de proximidad. Ojalá sea así, porque tanto el Mercado como nuestra comunidad lo necesita.

De estos cuatro encuentros, tres en la cafetería Glass y el último en el mercado de Algorta, nos quedamos con las aportaciones de las personas participantes: sus consejos, sus recetas, sus experiencias. En definitiva, el compartir, que es lo que ha hecho que las exposiciones de Charo Martín, educadora para la salud que nos ha acompañado en estas sesiones, fueran aún mucho mejores.

Una vida saludable no tiene por qué ser sinónimo de pagar más. En suma, consiste en algo tan sencillo como sumar sentido común, motivación y capacidad de combinar productos y sabores sin complicarnos la vida, intercambiando recetas de siempre… Pero tenemos claro que esto no es sencillo. Tenemos el handicap del tiempo, ese recurso tan valioso que escasea, y que a menudo nos lleva a lo rápido, al centro comercial. Y tenemos por otro lado el obstáculo de que los productos de proximidad siguen sin estar claramente visibles, a menudo se asocian a precio elevado, o a determinados espacios de venta. Y eso entendemos que perjudica al consumo local, a la proximidad como objetivo, en definitiva, a nuestra comunidad.

Por este motivo es por el que este año nos hemos centrado en la vida saludable. Porque una vida en comunidad debe ser también una en la que seamos capaces de reconocer los espacios que tenemos cerca, como es el Mercado de Algorta, y reconocer la importancia de tener una vida activa no sólo para nosotras sino también para la sostenibilidad de nuestro entorno local.

Ahora nos ponemos manos a la obra para pensar en situaciones de nuestro entorno que merezcan la pena ser abordadas, para informar y dar a conocer, dentro de la filosofía de eCivis.